La echinacea o equinacea es una planta perenne y herbácea, la familia a la cual pertenece es a la astaraceae; es nativa de la parte este norteamericana, hay 23 especies que están referidas, de las cuales solamente 10 han sido aceptadas.

Esta planta tolera sequías, puede llegar a medir hasta dos metros de altura, sus hojas pueden ser puntiagudas o elípticas y miden entre los 10 y 20 cm de largo y de 1,5 – 20 centímetros de ancho. Continúa leyendo Echinacea: Indicaciones, usos y efectos secundarios.

Esta planta tiene flores, las cuales nacen de una forma agrupada dentro de un mismo tallo, esto se llama inflorescencia, por lo general son de color púrpura (morado) y ocasionalmente blancas o amarillas, su cono es una cabeza grande de la semilla.

Esta hierba es bastante popular y es una planta de uso medicinal, su nombre se debe a que es espinosa y a que es parecida a las espinas que posee un erizo en estado enojado, la palabra equino significa en griego erizo.

Estudios arqueológicos han hallado evidencia de que los americanos nativos utilizaron esta planta por más de cuatrocientos años como tratamiento de heridas e infecciones principalmente, pero también como una planta curativa para enfermedades diversas.

A través del tiempo las personas han usado la echinacea como remedio para varios tratamientos de enfermedades, entre los que encontramos: sífilis, fiebre escarlatina, difteria, y envenenamiento en la sangre.  Era una hierba bastante popular en los siglos XVIII Y XIX, pero su uso comenzó a disminuir en Norteamérica después de que se introdujeron los antibióticos; luego los preparados hechos con esta planta se volvieron populares en Alemania en el siglo XX, y hoy en día alrededor del mundo se sigue utilizando como remedio principalmente para los resfriados, la gripe, la faringitis, la fiebre y la tos, también es recomendada para la estimulación en el sistema inmune y para combatir diferentes infecciones.

Echinacea: Indicaciones, uso y efectos secundarios

Sus compuestos

La echinacea contiene diversos productos que son químicos, los cuales son los que hacen que esta planta pueda ser curativa; entre ellos encontramos: glicoproteínas, polisacáridos, alcamidas, flavonoides y aceites volátiles.

Estos productos de carácter químico no se encuentran en igualdad en sus raíces o en el resto de la planta, así entonces, en las raíces podemos encontrar concentraciones altas de aceites volátiles, los cuales son olorosos; mientras que en la parte aérea encontramos más contenido de polisacáridos, que es la sustancia que ayuda al sistema inmunológico; cuando se combinan estas sustancias es que se logran obtener los efectos benéficos de esta planta; aunque encontramos que hay investigaciones que apuntan a que la parte que está sobre el suelo es la que resulta ser más efectiva.

Alemania, por ejemplo, es un país donde se regulan con severidad las hierbas, y allí han aprobado utilizar la parte aérea de esta planta para los tratamientos de infecciones, resfriados y heridas, entre otros y la raíz está aprobada como tratamiento contra la gripa.

Otros organismos importantes como la Organización Mundial de Salud (OMS), han reconocido en esta planta un uso medicinal, sobre todo como remedio para las infecciones que se den en el tracto respiratorio y contra los resfriados.

Indicaciones

Las propiedades de la echinacea se pueden adquirir dejando secar la hierba, pero lo más común es que se tomen suplementos que la contengan, existen en forma de comprimidos, tabletas, tintura y cápsulas, sea cual sea la que se adquiera, es importante leer la etiqueta  y sus indicaciones, para saber la forma cómo se deben consumir, por lo general funciona de esta manera: mil miligramos para resfriados de origen común, bronquitis o garganta, los cuales se reparten en el día en cinco tomas y se hace a diario hasta que los síntomas no estén; pero no se aconseja hacerlo sobre periodos largos.

Pediátrico

Los niños sólo podrán tomarlo si es autorizado por su pediatra o un herbario que esté debidamente entrenado en el uso de las diferentes hierbas de tipo medicinal en los niños, para así determinar si lo puede consumir y cuál será su dosis.

Adultos

Para estimular el sistema inmunológico, para tomar durante una gripa, resfriados o diferentes infecciones que se den en la vejiga o en las vías respiratorias, se puede tomar de las formas que detallamos a continuación: 3 veces en el día hasta el momento que la persona se sienta mejor pero sin ir a pasar los 7 días, 10 como máximo:

De 1 y 3 gramos de hierba o raíz seca, se debe preparar en forma de té.

Entre 2 y 3 mililitros del extracto de la tintura, debe ser estandarizado.

Entre 6 y 9 mililitros de succus, esto es exprimir su jugo.

300 miligramos de un extracto que sea estandarizado, este es en polvo y contiene el 4% de fenoles.

Entre 1 y 3 mililitros de tintura, esto corresponde a un total de 20 a 90 gotas.

0.75 ml de un extracto fresco estabilizado, esto sería de 15 a 23 gotas.

Para la cicatrización de aquellas heridas que no quieren sanar, se deben aplicar ungüentos a base de echinacea, esto se hará hasta que sea necesario.

Usos

Hay varios estudios y ensayos que se han hecho en animales, los cuales han arrojado evidencia de que la echinacea tiene unas sustancias activas que ayudan a mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico, también ayuda a reducir la inflamación, a aliviar el dolor, es antioxidante, antiviral y tiene algunos efectos de tipo hormonal. Los botánicos profesionales recomiendan la echinacea para poder tratar algunas infecciones vaginales u urinarias, también para la otitis, la sinusitis, el pie de atleta, fiebre de heno y para curar heridas que se están demorando en sanar, entre otras.

El uso más frecuente es que ayuda a tratar o a prevenir los resfriados de origen común, pero esto es algo que es debatido, pues mientras unos estudios demuestran que esta planta es medicinal y que puede hacer que las personas se sientan mucho mejor y de manera más rápida, otros dicen que la echinacea  no genera ningún impacto sobre el resfriado.

Pero la realidad es que existen ensayos clínicamente comprobados que demuestran que aquellas personas que toman echinacea se sienten mejor de sus resfriados, reduciendo sus síntomas en comparación con aquellos que no han tomado esta hierba, uno de estos ensayos tomó como muestra a 25 personas, a unos les dieron té con esta hierba y a otros no, aquellos que bebieron echinacea se sintieron mucho mejor antes que los que no tomaron; así como este hay más ensayos que han encontrado en la echinacea un remedio para reducir la probabilidad de un resfriado en un 58%, y en caso de que se padezca de éste, que dure sólo entre 1 y 4 días, pero aquellos que discuten que la planta realmente no sirve de nada, dicen que los ensayos tenían varios puntos que no son claros.

Beneficios de la echinacea

El aparato respiratorio

Tiene propiedades que son antivirales, por ello sirve para diversas enfermedades de tipo respiratorio, además se puede utilizar para prevenirlas; es una buena cura para todos aquellos problemas que se dan en la garganta como lo son la inflamación de las aginas (amígdalas) y la faringitis, ayuda a aliviar la bronquitis, las enfermedades pulmonares crónicas obstructivas como el EPOC, alergias, influenzas, sinusitis y fiebre de heno.

Debilitamiento

Ayuda a combatir el debilitamiento ya que es un estimulante del sistema inmunológico, convirtiéndose en un tratamiento bueno para las enfermedades de tipo infecciosas, entre las que podemos encontrar herpes, infecciones vaginales, ya sean a causa de un hongo o un microbio, infecciones urinarias como uretritis y cistitis, infecciones en el oído, especialmente la otitis, los orzuelos, algunas enfermedades de trasmisión sexual y la debilidad en el cuerpo como la fatiga crónica.

El cáncer

Debido a que tiene una alta capacidad de poder estimular el sistema inmune, se ha utilizado la echinacea en pacientes que tienen bajas sus defensas a causa de una radioterapia o quimioterapia y se han obtenido resultados buenos; además se adelantan investigaciones que demuestran que sirve para poder erradicar células de tipo canceroso.

El aparato digestivo

La echinacea es estimulante del apetito, digestiva y aumenta las secreciones de saliva, por lo que es muy buena para aquellos que mantienen con la boca seca.

Inflamaciones en músculos y tendones

Esta hierba es antiinflamatoria y se recomienda usarla tras haber tenido lesiones a causa de un accidente, el deporte, golpes y caídas, entre otros, también se utiliza para la bursitis y la tendinitis.

Uso externo

El extracto fresco de la echinacea tiene beneficios cuando se aplica sobre afecciones de la piel como cortadas, úlceras, heridas, quemaduras, picaduras, hemorroides, forúnculos, acné, abscesos, espinillas, eccemas, puntos negros, faringitis, anginas, gingivitis y aftas en la boca.

Efectos secundarios de la echinacea

Esta planta debe ser consumida con supervisión médica o de un experto, como un homeópata o un naturista.

Si se va a tomar esta planta medicinal es muy importante tener mucho cuidado de no ir a hacer las combinaciones que explicaremos a continuación:

La cafeína

El cuerpo se encarga de poder descomponer la cafeína para luego ser eliminada, consumir echinacea hará que este proceso sea mucho más lento. Si se consumen estos dos compuestos juntos, se pueden aumentar en gran medida los niveles de cafeína dentro del torrente sanguíneo y por lo tanto habrá un riesgo mayor de aumentar los efectos secundarios, entre los que encontramos dolores de cabeza, tiritonas y que el corazón lata a gran velocidad.

Medicamentos 1

Hay algunos remedios que tienen que ser modificados por el cuerpo o por el hígado, consumir echinacea puede hacer que el hígado o el cuerpo cambien la forma de cómo deben descomponer los medicamentos. Si se toma esta hierba a la vez que con estos medicamentos se pueden aumentar los efectos, por eso es muy importante, si se están tomando otros medicamentos, que  se consulte primero con el médico, contarle cuáles consume y si son compatibles con la echinacea.

Medicamentos 2

encontramos también los inmunosupresores los cuales ocasionan un debilitamiento en el sistema inmune, pues recordemos que la echinacea aumenta la actividad de este sistema, así que si se toman juntos se podría debilitar y hacer que los medicamentos no sean eficaces.

Contraindicaciones

La echinacea no debe ser usada por personas que sufran las siguientes enfermedades: que padezcan del colágeno, los glóbulos blancos, esclerosis múltiple, VIH/SIDA y todas aquellas enfermedades que son autoinmunes.

No se conoce qué influencia pueda tener en el bebé, en un embarazo y en la época de lactancia, tampoco se sabe si es recomendable su uso en los niños, así que es mejor tener precaución y evitar consumirla.

Efectos secundarios generales

Realmente son a corto plazo, por lo general resulta ser segura para la mayoría de personas.

Puede llegar a dar algún tipo de  malestar en el estómago, mareos y náuseas entre los efectos menores, en caso de tener un efecto secundario mayor puede haber un empeoramiento del asma, dificultad para poder respirar, hinchazón y reacciones de tipo alérgicas. Si la persona tiene antecedentes de alergia a las ambrosías, margaritas, crisantemos, caléndulas o alguna otra planta de este tipo, es muy probable que resulte alérgica también a la echinacea, si se observa cualquier reacción alérgica se debe ir inmediatamente al médico.

¿Te ha gustado?
15 usuarios han opinado y a un 93,33% le ha gustado.