Fiebre Rápida: Cómo tener fiebre rápido

¿Sabes cómo tener fiebre rápido? Aunque no es una práctica muy aconsejable aquí vamos a explicarte cómo hacerlo. Pero vayamos por partes. Entendamos primero qué es la fiebre.

¿Qué es la fiebre?

La fiebre es un proceso natural por medio del cual el organismo se defiende del ataque de microrganismos, infecciones u otro tipo de problemas. El síntoma más evidente de que estamos padeciendo un proceso de fiebre es la hipertermia. Se conoce como hipertermia al aumento de la temperatura corporal por encima del valor hipotalámico normal. Es decir, cuando la temperatura de la persona sube por encima de su media normal.

  • En la actualidad se considera fiebre por encima de los 37.5º. Cuando supera los 37.6º pasamos a llamarla febrícula. Si la temperatura aumenta por encima de los 38º es cuando comienzan a realizarse distintos tratamientos para bajarla. En estos casos hablamos de fiebre moderada o normal.
  • Se conoce como fiebre persistente a partir de los 39º. Si supera los 40º es una fiebre fuerte que ha de tratarse con celeridad y disminuirla, si es necesario, con ayuda de fármacos. Hay que evitar por todos los medios posibles que se convierta en una fiebre continua y que el paciente supere los 42º de temperatura. Si se llega a los 42º hay que acudir al hospital de urgencia.
  • También se considera fiebre cuando la temperatura corporal desciende de los 36.3º.

Como norma general se toma la temperatura en las axilas con ayuda de un termómetro.

¿Hay diferentes tipos de fiebre?

Sí, hay diferentes tipos de fiebre. Las más comunes son sin duda las siguientes.

  • Fiebre continua. Este tipo de fiebre se caraceriza por su continuidad en el tiempo. Suele ser suave, es decir, que sube unas pocas décimas, pero se mantiene de manera constante. La fiebre continua suele estar asociada a infecciones urinarias y a las fiebres tifoideas.
  • Fiebre remitente. La hipertermia conocida como fiebre remitente es aquella que varía en 1ºc en un lapso de 24 horas.
  • Fiebre intermitente. La fiebre intermitente suele ser la más común entre los pacientes. Es normal que llegue a durar varios días. Unas 48 horas y que vaya remitiendo de forma natural por sí sola.
  • Fiebre recurrente. Esta fiebre es habitual en aquellas personas con un sistema inmunológico muy debilitado. Puede verse en personas que reciben tratamientos médicos muy potentes, como por ejemplo la quimioterapia. Esta fiebre aparece y desaparece dejando varios días de intervalo entre medias.

¿Qué suele provocar la fiebre?

Como hemos explicado unas líneas más arriba, lo más habitual es que la fiebre venga dada como reacción defensiva de nuestro organismo antes posibles infecciones. En general la fiebre no aparece sola, sino que tiene ciertos compañeros habituales. Estos son el dolor muscular, el malestar general e incluso los escalofríos. Entre las causas más habituales que producen la aparición de la fiebre se encuentran:

  • Infecciones
  • Tumores
  • Alteraciones del sistema central
  • Inflamaciones de carácter no infeccioso

Según el tipo de dolencia que la cause la fiebre durará más o menos tiempo y se comportará de un modo u otro. El organismo se encargará de reaccionar de la manera más adecuada en cada caso para eliminar el problema de raíz.

¿Se puede tener fiebre rápido?

Sí, se puede tener fiebre rápido pero no es en absoluto aconsejable. Que enfermemos de forma intencionada no es adecuado para el buen funcionamiento de nuestro organismo. No hay que olvidar que la fiebre es una reacción natural para evitar males mayores que dañen nuestro cuerpo.

Muchas veces se quiere tener fiebre rápido para evitar ciertas situaciones. Un examen en el colegio, la exposición de un trabajo, tener que hacer una presentación. El miedo en estos casos nos hace buscar vías de escape, algunas tan insensatas como provocarnos un malestar general y la aparición de la fiebre. Aunque es doncomos estamos totalmente en contra de esta práctica, te vamos a explicar algunas maneras de conseguirlo. Sin embargo te animamos a que afrontes los problemas con tranquilidad y no te intentes esconder de ellos tras la fiebre.

¿Que necesitas para tener fiebre rápido?

  • Leer el siguiente artículo.
  • Prestar atención a los consejos.
  • Te recomendamos no aplicarlos y aprender a afrontar los problemas. Esto te ayudará a ser más maduro y ver que las cosas no tienen tanta importancia como parece a primera vista.

Instrucciones para tener fiebre rápido

  1. Lávate el pelo por la noche y no te lo seques al ir a dormir. Si te lavas la cabeza o te mojas el pelo en la playa o en la piscina y te acuestas con él así, probablemente conseguirás que la fiebre te suba de manera natural. El organismo reaccionará ante el frío de la cabeza subiendo la temperatura corporal. Así que al día siguiente muy probablemente hayas subido unas décimas tu temperatura. Si queremos que la fiebre subas puedes dejar la ventana abierta o generar corriente. La idea es que tu cuarto se quede frío para que te suba más la fiebre. Lo más probable si haces esto es que termines por acatarrarte y sentirte bastante mal. Puede que todo no se quede en un simple resfriado sino que termines por incubar una gripe.pelo mojado
  2. Mantén los pies mojados durante todo el día. Si quieres tener fiebre no hay modo más rápido de conseguirlo que tener los pies mojados o simplemente fríos durante un día entero. De esta manera desajustarás la temperatura corporal de tu cuerpo y el organismo subirá la temperatura interior para intentar luchar contra el efecto del frío que sientes debido a la humedad de los pies. Si mantienes los pies mojados todo el día y la sensación de frío sin duda terminarás por desarrollar fiebre. Ten cuidado porque puede tener efectos muy negativos sobre tu organismo. Plantéate antes de hacerlo si verdaderamente merece la pena.pies mojados
  3. Tomar alimentos ricos en vitamina B. Tomar alimentos ricos en vitamina B no te provocará fiebre pero servirá para que sea más sencillo que te suba si aplicas los anteriores consejos. El día que quieras tener fiebre consume más alimentos ricos en esta vitamina. Entre los más comunes se encuentran la yema de huevo, el hígado, el brócoli, las legumbres, las carnes rojas, las espinacas o las patatas.patatas
  4. Dúchate con agua fría y sal a la calle. Uno de los secretos de tener fiebre es alterar la temperatura corporal. Es decir, que si nuestro cuerpo comienza a sentir intentará regular esta situación aumentando su temperatura. Si te das una ducha fría en invierno, o simplemente cuando haya bajas temperaturas, y sales a la calle, sin duda acabarás por coger un resfriado. Los virus son amantes del frío y lo necesitan para poder sobrevivir. De ahí que nuestro cuerpo genere calor en forma de fiebre para exterminarlos.ducharse con agua fría
  5. Haz mucho deporte. Si haces mucho deporte de manera agresiva o corres intensamente, puedes terminar por provocar la aparición de la fiebre. Estas situaciones hacen que el sistema metabólico se acelere. Como reacción el agua del cuerpo comienza a evaporarse. Por eso se pierden gran cantidad de líquidos durante la práctica del ejercicio físico. El cuerpo reequilibra su situación por medio de la rabdomiolisis. Cuando los músculos se ven afectados por un exceso de ejercicios segregan una toxina conocida como mioglobina. Una de las consecuencias de su paso por el torrente sanguíneo es la aparición de la fiebre. Sin embargo se trata de una fiebre muy rápida que no suele mantenerse durante más de un día.correr
  6. Poner cebollas debajo de las axilas. Un remedio casero muy antiguo para provocar la aparición de la fiebre es colocar cebollas partidas debajo de las axilas. Para que funcione solo tienes que partir por la mitad una cebolla y colocarla directamente sobre la piel de la axila. Una de las respuestas del organismo ante este tratamiento es la aparición de la fiebre. Puede que la explicación de este fenómeno se deba a la acumulación de microorganismos en las axilas como consecuencia de colocar ahí media cebolla. Las axilas son una zona de por sí proclive a la acumulación de toxinas y colocar una cebolla hace que se acumulen más. La reacción puede ser la aparición de la fiebre además de escalofríos o sensaciones de frío y calor alternativamente.poner cebolla en las axilas

Consejos para tener fiebre rápido

¿Cuál es el motivo por el cual quieres tener fiebre rápido? Valora bien cuál es tu motivación para conseguirlo. Normalmente la gente que quiere tener fiebre rápido lo hace para no tener que enfrentarse a algún problema inmediato. El miedo ante esa situación provoca la búsqueda de atajos o salidas. Y una de las salidas más rápidas es no poder hacer frente a dicho problema. El ponerse enfermo o tener fiebre precisamente nos impediría esa confrontación que se vería retrasada por culpa de nuestro malestar. Piénsalo bien, ¿de verdad merece la pena? Enfrentarse a los problemas es signo de madurez y nos ayuda a tener mucha más confianza en nosotros mismos. Es mejor que controles tus reacciones y nervios en vez de atrasar lo inevitable. Aprenderás a conocerte mejor a ti mismo y a hacer frente a la vida de manera mucho más sana.

Si a pesar de nuestros consejos sigues con la idea de tener fiebre, puedes encontrar más métodos para saber Cómo tener fiebre en el siguiente artículo de doncomos.

¿Te ha gustado?
36 usuarios han opinado y a un 72,22% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.