Como ya sabemos hay numerosas plantas con propiedades medicinales a nuestra disposición, lo que las convierten en ideales para poder tratar diversas afecciones de manera natural y sin tener que recurrir a los medicamentos y a sus largas listas de efectos secundarios.

Una de estas plantas es la hierbabuena, la cual se lleva usando desde los tiempos de los griegos y los romanos, y aunque su uso y el conocimiento de sus propiedades se ha ido disipando a nivel popular, no podemos olvidarnos de ella y las importantes propiedades que posee para nuestra salud y bienestar. Además, si te fijas, numerosos productos incorporan hierbabuena, aunque no te fijes en ello.

Si deseas conocer todo acerca de la hierbabuena y los beneficios de tomar hierbabuena sigue leyendo este artículo de doncomos.com donde te daremos toda la información que necesitas saber sobre esta planta.

La hierbabuena

La hierbabuena es una especie familia de la menta. Se trata de una planta aromática que se emplea en campos como la perfumería, la gastronomía y como planta medicinal.

Esta planta puede alcanzar los 30 cm de altura, y sus hojas tienen forma de lanzas, son muy aromáticas, cerradas, y pilosas por la parte del revés. En cuanto a las flores, estas poseen un cáliz de cinco sépalos casi iguales, además de una garganta glabra. La corola puede ser de color lila, blanca o rosa, además es muy glandulosa. Se considera que sus raíces son muy extensas e invasivas. Esta planta se extiende con muchísima facilidad.

La hierbabuena fue muy utilizada durante los antiguos tiempos de los griegos y los romanos, y se convirtió especialmente popular en el siglo XVIII cuando se usaba para ayudar al estómago. Pero además, durante la Edad Media, esta planta fue usada para combatir el mal aliento así como para blanquear los dientes.

Beneficios de tomar hierbabuena

Digestión: Como hemos mencionado desde hace muchos siglos, las propiedades digestivas de la hierbabuena son muy conocidas. La hierbabuena tiene la capacidad de aliviar problemas estomacales, ya que tiene propiedades carminativas y antiespasmódicas, por lo que se convierte en una planta ideal para ayudar con algunos trastornos del sistema digestivo más frecuentes, como son los gases, las náuseas, los vómitos, la indigestión, los cólicos y la distensión abdominal.

Incluso algunos estudios con base científica han llegado a demostrar que la hierbabuena también puede aliviar el síndrome del intestino irritable.

Este alivio que proporciona la hierbabuena a nuestro sistema digestivo se debe a que esta relaja los músculos lisos que se encuentran en el tracto digestivo.

Dolores de cabeza: Seguro que a partir de ahora acudirás a la hierbabuena para calmar los dolores de cabeza en vez de tomarte alguna pastilla medicinal. La hierbabuena tiene la capacidad de calmar y relajar, pero en este caso, no basta con tomarse una infusión y listo, en este caso deberías frotar un poco de aceite de hierbabuena en los puntos estratégicos donde, al frotar, los músculos se relajen y alivien los dolores de cabeza producidos por la tensión. Otra forma consiste en inhalar la hierbabuena, así alivia la presión que sentimos en el seno y comenzará a inducirnos calma y tranquilidad.

Irritaciones de la piel: ya hemos mencionado que la hierbabuena tiene capacidades calmantes, pero además también puede enfriar, lo que es ideal para aliviar la piel irritada debido a picaduras de insectos, quemaduras, erupciones de varios tipos, incluyendo las causadas por la hiedra venenosa o el roble venenoso. Cuando se trata de un tratamiento cutáneo, la mejor opción es usar aceite de hierbabuena.

La gripe y los resfriados: Un ingrediente principal que se encuentra en la hierbabuena es el mentol, el cual puede adelgazar la mucosidad y reduce los senos y la congestión, tanto nasal, como del pecho, y también ayuda a eliminar la mucosidad del cuerpo tan característica cuando estamos con gripe o con resfriado. Además, la hierbabuena también es ideal para calmar la garganta irritada. Una buena forma de hacer uso de la hierbabuena en este caso es echando unas gotas de aceite de hierbabuena en un humificador y realizar inhalaciones profundas.

Mal aliento: La hierbabuena también posee propiedades antibacterianas y antimicrobianas, por tanto, si masticamos esta planta o usamos algún tipo de enjuague bucal que contenga esta planta, podremos mantener bajo control el mal aliento, además de que nos ayuda a prevenir problemas de higiene dental que pueden ser causadas por un exceso de bacterias en nuestra boca. Además, es una planta muy refrescante.

Menstruación: También se ha comprobado efectivamente que la hierbabuena es ideal para calmar los dolores producidos por la menstruación, relajando la zona y aliviando el dolor.

Problemas nerviosos: Al ser calmante, las propiedades de la hierbabuena actúan en nuestro cuerpo relajándolo y aliviando el estrés o la ansiedad que estemos sufriendo, y por tanto ayuda a provenir algunos problemas mayores que los nervios nos puedan causar.

Cómo tomar hierbabuena

En la mayoría de los casos se recomienda hacer una infusión de hierbabuena, pero también debemos usar el aceite de hierbabuena para tratar algunos problemas cutáneos (como en el tratamiento de heridas, quemaduras, etc.), también podemos masticarla directamente. Veamos ahora con más atención cómo tomar hierbabuena:

Infusión: Siempre que vayamos a hacer una infusión de hierbabuena recuerda que lo que usamos son las hojas, y no la flor. Cogeremos un puño de hojas tiernas, es decir frescas, y las lavaremos y las pondremos en remojo. Pondremos una olla a hervir con medio litro de agua. Cuando el agua esté hirviendo añadiremos las hojas en remojo, (con el agua y todo). Dejaremos que la olla hierva con la tapa puesta durante unos 20 minutos y después retiraremos del fuego dejándola reposar.

Una vez que haya reposado durante unos pocos minutos ya podrás colar la infusión y comenzar a tomarla. Recuerda que se deben tomar unas tres tazas al día para que puedas tratar tu problema con eficacia.

Las infusiones de hierbabuena son ideales en el caso de problemas digestivos o dolores menstruales, así como para obtener un efecto calmante y relajante en todo el cuerpo.

Aceite de hierbabuena: el aceite de hierbabuena se puede usar para tratar los problemas respiratorios, añadiéndolos a un humidificador, para aliviar la congestión nasal y ayudar a expulsar la mucosidad. Además, se puede usar como antibacterial de uso cutáneo, para tratar heridas, quemaduras o erupciones, pero debes saber que es un aceite muy concentrado y poderoso, por lo que para evitar posibles irritaciones se recomienda mezclarla con un poco de agua o mejor aún, con aceite de oliva.

Masticar hojas de hierbabuena: Por último podemos usar la hierbabuena fresca sin tratar, únicamente masticándola en el caso de que queramos usarla para refrescar nuestro aliento y combatir el mal olor. Además, es un gran blanqueante, pero si aún prefieres ser más riguroso en el blanqueamiento, puedes machacar unas hojas de hierbabuena con unas gotas de agua para formar una pasta, luego te la extenderás por los dientes y la dejarás unos minutos actuando antes de enjuagarte la boca.

Ahora que ya sabes todos los beneficios de tomar hierbabuena seguro que será una planta que no faltará en casa, además, puedes tomarla como una infusión relajante antes de dormir, lo que favorecerá una mejor conciliación del sueño.

Este artículo donde te enseñamos a sembrar hierbabuena seguro que también te resultará interesante.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.