Hay algunas personas que no son muy “amigas” de tomar medicación, pero hay veces que esto se hace indispensable para tratar ciertos trastornos y enfermedades de forma eficaz. Ya sabemos la eficacia de los medicamentos, pero también hay que tener en cuenta que debe ser un profesional de la medicina quien nos lo enseñe y nos diga cómo y en qué cantidad debemos tomarlo. Además demos seguir sus instrucciones al 100% para evitar que los efectos secundarios nos hagan daño.

Aun así, es posible que estos aparezcan, por lo que debemos saber los efectos secundarios del medicamento que estamos tomando para acudir al médico cuanto antes si estos aparecen, y saber cómo actuar ante estos. Por ejemplo, hay ciertos medicamentos que producen somnolencia, por lo que mientras lo tomemos debemos aumentar las precauciones, y por ejemplo no usar maquinaria pesada ni conducir.

Si quieres conocer el medicamento llamado Lexatin, sus indicaciones, usos y efectos secundarios, sigue leyendo este artículo de doncomos.com donde vamos a mostrarte toda la información del prospecto del Lexatin que necesitas conocer si vas a empezar a tomarlo o si ya lo estás tomando.

Qué es el Lexatin

El Lexatin está compuesto principalmente por el principio activo bromazepam, el cual pertenece al grupo de medicamentos conocidos como benzodiacepinas. El principio bromazepam ayuda a aliviar la tensión psíquica, los nervios y la ansiedad, siempre y cuando se administre una dosis baja. En cambio, si se administra en dosis mayores, actuará como sedante y como relajante muscular.

Es por ello que los médicos recetan Lexatin en casos de pacientes con síntomas de ansiedad, depresión, nerviosismo, agitación, tensión o que presentan problemas para dormir.

Ciertos pacientes pueden presentar además de ansiedad o nerviosismo, algunos problemas cardíacos, respiratorios o digestivos, y Lexatin puede ayudar también a aliviar estos problemas.

En general, el Lexatin suele recetarse para un tratamiento de corta duración, es más, el tratamiento con el Lexatin no debe superar de 8 a 12 semanas, y en este tiempo, el facultativo debe contar el tiempo necesario para ir retirando la medicación de forma gradual, de forma que no se retire de golpe.

Fuente foto: http://www.elcajondesastre.com

Siempre se comenzará el tratamiento con la dosis más baja posible, y si fuese el caso aumentarla, pero nunca se deberá exceder la dosis máxima.

Indicaciones

No se deberá usar el Lexatin en caso de que se sea alérgico al bromazepam o a alguno de los otros componentes del medicamento, así como si se es alérgico en general al grupo de las benzodiacepinas, si se presenta apnea del sueño, si se es dependiente de drogas o alcohol, si se padece problemas hepáticos graves, dificultades respiratorias graves, si se padece de la enfermedad conocida por miastenia gravis.

Además antes de comenzar a tomar Lexatin deberá consultarle a su médico o farmacéutico su caso particular, si se encuentra en alguno de estos:

Si sufre de trastornos del riñón o del hígado, si padece debilidad muscular, o padece algún tipo de enfermedad respiratoria, o algún otro tipo de enfermedad, si se padece o se ha padecido de depresión, se ha intentado un suicidio, o si presenta problemas de drogadicción o de alcoholismo o también si se padece alguna alergia, además, si se está tomando algún tipo de analgésico, o de medicamento como tratamiento de enfermedades mentales.

Si además mientras estás tomando Lexatin presentas alteraciones de la memoria debes acudir cuanto antes a tu médico.

Por otro lado, en general, el Lexatin no deberá suministrarse a niños, a no ser que el médico haya realizado un estudio y una valoración al respecto.

También debes consultar con tu médico antes de tomar Lexatin en el caso de que estés embarazada o creas estarlo o te encuentres en período de lactancia materna, puesto que si estás dando el pecho, deberás dejar de darlo mientras tomes este tratamiento, pero será tu médico el que te deba dar las indicaciones más precisas.

Lexatin puede causar somnolencia, por lo que si experimentas somnolencia, pérdida de memoria, o disminución de atención, no uses maquinaria pesada ni conduzcas hasta que se suspenda el tratamiento o ya no se experimente estos síntomas.

Por último, cabe señalar que Lexatin contiene lactosa, por lo que si se padece intolerancia a la lactosa, y a ciertos azúcares también debes consultarlo con tu médico antes de empezar a tomar este medicamento.

Uso

A continuación vamos a hablar sobre el uso y cómo tomar el Lexatin. Por supuesto, lo primero de todo es seguir con las instrucciones proporcionadas por su médico, incluyendo dosis, y tiempo del tratamiento. Si no ha entendido algo o se le ha olvidado siempre deberá volver a acudir a su médico para que le repita y le aclare sus dudas, también es posible que su farmacéutico puede aclararle alguna duda.

La dosis de Lexatin depende de la enfermedad, la edad y el peso, por tanto, será el médico quien calculará la dosis exacta para usted.

En los casos en los que se padezcan problemas de hígado, riñón, dificultades respiratorias, o siente debilidad muscular, su médico puede decidir no darle un tratamiento de Lexatin, o en su caso proporcionarle una dosis inferior.

Las dosis normales de Lexatin son las siguientes, pero recuerda que lo primero es seguir siempre las indicaciones de su médico:

En general, a la mayoría de los pacientes no se le suele recetar más de tres cápsulas al día, lo que equivaldría a (9mg).

Hay algunos casos en los que podría ser necesaria una dosis mayor, por ejemplo, en el caso de pacientes que estén hospitalizados.

Nunca te tomes una dosis doble de Lexatin, no importa que se te haya olvidado alguna toma del día.

Posibles efectos adversos

El medicamento Lexatin puede causar algunos posibles efectos adversos, pero eso no garantiza que le afecten a todas las personas.

Los principales efectos adversos que puede ocasionar el tratamiento con Lexatin, y que han sido observados, son:

Trastornos de tipo psiquiátricos: dependencia física y psíquica al Lexatin, agitación, psicosis, irritabilidad, alucinaciones, pesadillas, ataques de ira, intranquilidad, depresión, abstinencia y alteraciones de la memoria.

Trastornos de tipo oculares: diplopía, es decir, visión doble.

Trastornos de tipo cardíacos: insuficiencia cardíaca, y en peor caso parada cardíaca.

Trastornos de tipo respiratorios: depresión respiratoria, es decir, sentir una lenta respiración.

Trastornos de tipo gastrointestinales: vómitos, estreñimiento, y náuseas.

Trastornos de la piel y en el tejido subcutáneo: prurito o picor, erupción cutánea, y urticaria.

Trastornos en el sistema inmunológico: shock anafiláctico, angioedema, hipersensibilidad.

Trastornos en el sistema nervioso: dolor de cabeza, mareos, ataxia (mala coordinación de movimientos), reducción en el estado de alerta, y somnolencia.

Trastornos de musculoesqueléticos: sentir debilidad muscular.

Trastornos de tipos renales y urinarios: retención urinaria.

Trastornos de tipo generales: fatiga

Lesiones traumáticas: caídas y fracturas, sobre todo en personas mayores en edad y en personas que estén tomando otros tipos de sedantes.

Si ves que presentas algunos de los efectos secundarios anteriores deberás acudir a tu médico cuanto antes.

Este medicamento no puede tomarse durante largos períodos de tiempo, ya que puede provocar dependencia física.

Aquí hemos mostrado la principal información sobre el Lexatin, sus indicaciones, sus usos y sus posibles efectos secundarios, por tanto, recuerda que debes prestar atención a estos datos y sobre todo seguir las indicaciones que le proporcione su médico.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.