¿Quieres saber cómo limpiar los oídos? Aquí, en doncomos.com te explicamos cómo debes hacer un lavado de oídos sin poner en peligro tu salud auditiva.

No es raro ver a una persona introduciendose cualquier objeto en el oído porque le pica, le molesta o lo siente taponado. Ver a alguien rascarse con las llaves, un lapiz, una horquilla del pelo, etc. es bastante habitual, de hecho.

Sin embargo, esto es un mal hábito de higiene, y que además conlleva ciertos riesgos para la salud auditiva. Por este motivo, te explicamos en este artículo cómo debes de limpiar y cuidar tus oídos.

Cuidado auditivo

La salud auditiva es algo que se debería tener más en cuenta de lo que se suele tener. Prevenir y evitar trastornos auditivos, no suele estar entre los hábitos normales de la mayoría de personas. Pero la salud de nuestros oídos es muy importante para un desarrollo social y personal efectivo.

Conocer las necesidades de nuestros oídos es muy aconsejable para mantener una salud auditiva que evite problemas de audición. Así, siguiendo unas pautas de cuidado de nuestros oídos, ayudaremos a prevenir trastornos prematuros.

En este artículo hablaremos de los cuidados generales y la limpieza de oídos que se debe practicar para disfrutar de una buena salud de nuestros oídos.

Cómo limpiar los oídos

Cuidar los oídos

Cuando surge algún tipo de problema en los oídos, como el picor o dolor de oídos, es cuando uno se pregunta: ¿Cómo limpiar los oídos? ¿Cómo limpiar los oídos tapados de cera? ¿Qué se debe hacer cuando duele o pica el oído?

Cuando el problema deriva en un problema de audición, o peor aún, una pérdida de audición, uno se pregunta: ¿Estarán mis oídos limpios? ¿Debería hacerme una evaluación auditiva?

Pues debes saber que la audición es un sentido físico que deberíamos controlar desde niños. Realmente sería aconsejable desde bebés, porque existen factores que pueden afectar a la audición en cualquier momento de la vida. Lo recomendado es hacerse una evaluación auditiva anual. No obstante, los rangos de edad más a tener en cuenta respecto al cuidado de los oídos, es durante los 3-8 años, y también después de los 60 años.

Tienes que saber que el cerumen es la cera generada en el conducto auditivo. Tiene la importante función de procurar protección al oído frente a bacterias, hongos y también insectos, que pueden generar distintos tipos de problemas e infecciones en el oído.

Esta cera generada por unas glándulas especiales, se debe generar en una cantidad adecuada. Si existe un exceso, o un defecto de este protector natural, también provocará algún trastorno en el oído, incluso deficiencia de audición.

¿Cuándo acudir al médico?

Cuando tengas dolor en el oído, sospeches de infección, generas mucho cerumen o te pique mucho, no lo dudes. Acude a tu médico. Si sientes que tienes menos audición, la sensación de oído taponado, o escuchas “ruidos”, no lo dudes. Acude a tu médico.

Tienes que ser consciente que si tienes una infección o un tímpano perforado, y tratas de arreglarlo tu mismo con lavados de oídos, puede llegar a ser muy peligroso para la salud auditiva.

Cuando tienes una infección de oído se presentan los siguientes síntomas:

  • Dolor persistente en los oídos.
  • Vómitos y diarreas.
  • Estado febril.
  • Secreción verde o amarilla, de fuerte olor en los oídos.

Veamos ahora los cuidados que debes procurar a tus oídos para mantener una salud auditiva correcta.

Cómo limpiar los oídos

Cómo limpiar los oídos

Si quieres saber cómo hacer un lavado de oídos en casa, sigue leyendo porque vamos a ver de qué formas te puedes limpiar tus oídos con remedios caseros.

No utilices ningún remedio casero con niños de menos de doce años, son mucho más delicados, y se pueden ocasionar daños. Las técnicas para limpiar los oídos más utilizadas son:

Masaje en la oreja: Cuando es un tapón de cera lo que obstruye el canal auditivo, es muy recomendable el masaje sobre la oreja para soltar el tapón de cerumen y destapar los oídos. Masajear a parte trasera de la oreja, y después tirar de la oreja en diferentes direcciones para conseguir que el movimiento del canal auditivo suelte el tapón de cera.

Irrigación: Existen unas jeringuillas especiales para hacer un lavado de oídos. Con ellas, llenas de agua tibia, se inunda el oído a limpiar. Después debe de secarse muy bien. Nunca utilizar irrigadores a presión, ya que pueden ocasionar una perforación en el tímpano.

Agua oxigenada en el oído: El agua oxigenada es aconsejable en los casos de dolor de oído, igualmente que para la extracción de tapones generados por el exceso de cerumen. Si tienes el oído perforado o con infección no utilices el agua oxigenada.

Aceite de oliva: Es una variante de la técnica anterior. En lugar de utilizar agua oxigenada, se utiliza aceite de oliva, y se deja actuar más tiempo. 15 minutos. Se recomienda este procedimiento con aceite tres veces al día, durante tres días.

infusión de manzanilla: Otra posibilidad más para este procedimiento de inundación del oído. Poner tres gotas de aceite de oliva en el oído, dejando que actúe cinco minutos. Después enjuagar el oído con la infusión de manzanilla tibia, ya sea a través de gotero o jeringuilla.

¿Que necesitas para limpiar los oídos?

  • Solución limpiadora a base de agua tibia.
  • Un utensilio aplicador  de la solución limpiadora, como una jeringuilla, un cuentagotas, etc.
  • Recipiente.
  • Toalla o un trozo de algodón.

Veamos ahora cuál es el procedimiento recomendado para limpiar los oídos:

Instrucciones para limpiar los oídos

  1. Prepara una solución de agua tibia con un poco de agua oxigenada, un poco de aceite mineral o un poco de glicerina para rebajar el cerumen.
  2. Prepara un aplicador con la solución, como puede ser una jeringuilla, un gotero, una pera de goma,etc.
  3. Recuéstate o inclina la cabeza para exponer el oído en el que verter la solución. Vierte poco a poco la solución y déjala que actúe durante cinco o diez minutos.
  4. Expulsa el líquido vaciando la solución sobre un recipiente vacío, o un pedazo de algodón.
  5. Ahora es un momento adecuado para utilizar una pera de goma para retirar los restos de cerumen. Vuelve a echar un chorro de agua tibia para aclarar.
  6. Sécate bien la oreja, y asegúrate de que has drenado bien toda el agua.

Para terminar de limpiar bien los oídos, repasa bien la oreja utilizando una toalla de papel para limpiar hasta la parte exterior del conducto auditivo.

Consejos para limpiar los oídos

No intentes limpiar tus oídos introduciendo objetos extraños con “punta”, tal como tapones de bolígrafos, aplicadores, llaves, palillos, etc. Meter este tipo de objetos en el oído no es muy higiénico. Y cada vez que los metemos para rascar o intentar limpiar el oído, podemos ocasionar varios daños:

  • Romper o perforar la membrana del tímpano.
  • Lesionar el conducto auditivo externo e interno.
  • Introducir cualquier patología crónica desde el oído externo.

Cuando hay picazón en el oído puede estar señalando un defecto de cerumen en el canal auditivo, resequedad o una infección. Es importante no aplicar ningún tipo de remedio, sobre todo fármaco o remedio en forma de gotas, sin la debida prescripción médica. Acude al médico para que te examine y te recete un tratamiento adecuado.

Si se nota la sensación de oído taponado, también hay que acudir al especialista. Por supuesto, si hay dolor, lo mejor es acudir a la consulta.

Evita la exposición a sonidos de alta intensidad, como un taladro hidráulico, sin una protección de tus oídos adecuada.

Procura no escuchar la música a un volumen excesivo.

Lavado de oído de un niño

Lavado de oído de un niño

Según los expertos, la mejor técnica para limpiar la cera del oído de un niño es:

  • Para el cerumen externo y el conducto auditivo, lo más recomendable es utilizar porta-algodones.
  • Para la cera que está más profunda, la técnica recomendada es la irrigación con agua templada, con una jeringuilla de 20 centilitros y un tubo intravenoso de 14-16 para prevenir daños.

Evaluación auditiva

Como ya dijimos, lo recomendable es hacerse una evaluación del oído cada año. No obstante, si percibes alguno de los siguientes síntomas, piensa en hacerte una revisión lo antes posible:

  • Sensación de escuchar pitidos, zumbidos, agua en el oído o ruidos en los oídos.
  • Notar diferencia de escucha entre un oído y el otro.
  • Tener antecedentes familiares de problemas con la salud auditiva.
  • Picazón y supuración con fuerte olor.
  • Problemas para entender lo que dicen otras personas.

Consejos de salud auditiva

  • No introduzcas objetos extraños en el oído porque te pica o quieres limpiarlo. Puedes dañar el oído y generar un sinfín de problemas.
  • Exponerse a sonidos muy intensos sin protección, al igual que escuchar la música a un volumen excesivo puede producir una degeneración auditiva permanente.
  • Cuida por tu salud auditiva y cuida por tus oídos limpiándolos cada día con una toalla.
  • Los lavados de oídos tampoco debe ser excesivos, ya que si los practicas con demasiada frecuencia, puedes ocasionar alguna infección.
¿Te ha gustado?