La onicomicosis es una infección en las uñas, más conocida como hongos en los pies. Las uñas más afectadas suelen ser las de los dedos gordos del pie, y por norma general es la primera que se infecta, aunque en las manos también es común y pueden extenderse hacia el resto de uñas.

A priori no es una infección dolorosa, lo que ocurre es que afecta a la estética de la uña, ya que la pone de color blanquecino o amarillento y la textura de la uña empieza a cambiar. Cuanto mayor es una persona, más posibilidades tiene de sufrir onicomicosis, del mismo modo que hay ciertas profesiones que la tienen más asociada, como es el caso de los deportistas, los ganaderos y también los diabéticos.

Onicomisosis: causas, síntomas y tratamiento

Si se cura a tiempo tiene fácil solución, pero si no el olor de la uña empezará a ser molesto, puesto que no deja de ser un hongo que está creando vida en nuestro cuerpo.

En este artículo te vamos a enseñar qué es la onicomicosis, las causas de su aparición, cuáles son los síntomas visibles de ello y cómo deberás tratarlos una vez sepas qué tipo de hongos tienes.

Causas

La onicomicosis está causada por el hongo Trichophyton rubrum que es un hongo dermatofito, es decir, que afecta a la piel. Hay unas causas básicas de la formación de hongos:

  1. La edad. Con los años vamos acumulando hongos y es más probable que éstos decidan asentarse en nuestras uñas y provocarnos onicomicosis.
  2. La humedad. Tener el pie en unas condiciones climatológicas desfavorables hacen que los hongos proliferen. Cuando uno va a la piscina o a un río y tiene los pies húmedos es importante cambiarse el calzado o secarse muy bien los pies. Del mismo modo que se dice que cuando vamos al agua es importante no estar mucho tiempo con el bañador húmedo porque se pueden crear hongos en las zonas íntimas, con las uñas ocurre lo mismo. Si después de bañarnos con zapatillas, en un río por ejemplo, dejamos el pie dentro de la zapatilla húmeda, nuestro pie tendrá problemas de traspiración y daremos lugar a la creación de hongos. Del mismo modo que si nos suda mucho el pie y tenemos los calcetines mojados. Por esto es muy importante cambiarse el calzado y los calcetines si nuestros pies están húmedos. Por un rato no pasa nada, pero si la uña está mucho tiempo húmeda puede que aparezcan hongos.
  3. Enfermedades relacionadas. En algunas ocasiones los hongos en los pies son un caso aislado que no vinculan con otro tipo de enfermedad que tenga la persona, pero en otras ocasiones tener pie de atleta o psoriasis, son causas que hacen que sea más probable tener onicomisosis. Por lo que si sufres alguna de estas enfermedades es mejor que acudas al médico para tener un tratamiento adecuado y prevenir los hongos en los pies.
  4. Aquellas personas que tienen diabetes tienen las defensas del organismo más bajas, por lo que son más propensas a tener enfermedades, así que si eres diabético tendrás que andarte con más ojo para evitar los hongos en las uñas.
  5. Familiares con onicomicosis. Es una enfermedad que puede heredarse y que puede ser crónica, así que si alguno de tus familiares cercanos la ha padecido o padece es muy probable que tú también puedas tenerla.

Síntomas

Aquellas personas que tienen onicomicosis empiezan a tener las uñas con una apariencia estética diferente. Su color de uñas, sobre todo en los extremos cambia y comienza a ser amarillento o blanquecino. Además la textura de la uña también cambia, presenta cierta alteraciones y se pueden notar surcos en la uña. Si la onicomicosis está más avanzada es posible que la uña duela, y además que presente un olor desagradable. Es importante no dejar pasar la onicomicosis e ir al médico en cuanto se crea que hay un problema. Si no se trata a tiempo y se agrava, la persona puede incluso perder la uña. Es un hongo y si no se trata puede hacer que la uña se pudra y que haya que extraerla, por lo que si notas alguna alteración lo mejor es acudir a un especialista.

En ocasiones la uña no solo se vuelve blanquecina o amarillenta, si no que su color pasa a ser marrón. Esto le ocurre mucho a los deportistas, que suelen tener problemas al jugar y la uña, principalmente la del dedo gordo del pie, se les infecta y comienza a ponerse marrón. En este caso es bastante complicado que, aunque el hongo remita, la uña vuelva a recuperar su color natural.

Si no se cura bien, la uña empezará a caerse poco a poco, además de que su grosor será mayor del habitual.

Tratamiento

Tener onicomicosis es bastante habitual, no hay que hacer nada demasiado raro para tenerlo. Simplemente con mojarnos bajo la lluvia y estar con el calcetín húmedo más tiempo del que deberíamos, podemos coger hongos.

Hay diferentes tratamientos, algunos son médicos y otros son caseros. La eficacia de los primeros está comprobada, pero de los segundos depende de la persona, ya que a algunas les puede favorecer y a otras no hacerles ningún efecto.

Entre los remedios médicos se encuentran:

  1. Cremas de uso externo que se aplican sobre las uñas dañadas. Deberá aplicarse una o dos veces al día, normalmente por la mañana y antes de irse a la cama para que su efecto sea mayor.
  2. Tratamientos orales, es decir, en pastillas. Aunque se crea que al no ir directamente a la uña infectada su efecto es menor, esto es erróneo, y es que las aplicaciones orales son más efectivas que las cremas.
  3. Acude a un podólogo o a un especialista, nadie mejor que él sabrá decirte cuál es el mejor tratamiento para acabar con tu onicomicosis.
  4. Láser. Hay quienes deciden operarse, si el hongo está muy avanzado, y acuden a una clínica para tratarse mediante láser. No es dolorosa pero si es una técnica costosa. El láser quema el hongo y desaparece definitivamente. Aunque antes de decantarte por esta técnica será mejor que pruebes las anteriores y a no ser que ninguna te haya funcionado es mejor que esta la dejes como última opción.

Entre los remedios caseros se encuentran:

  1. Aceite del árbol del té. Aplica este aceite sobre un algodón empapado en tus uñas. Después ponte una gasa sobre el algodón para que no se mueve y podrás ponerte el calcetín. Mantente con el ungüento una hora más o menos y hazlo varias veces al día.
  2. Mete los pies en agua con vinagre y deja que actúe unos veinte minutos. Eso sí, antes de hacerlo asegúrate de tener los pies bien limpios. Después sécalos bien y recorta las uñas dañadas. Hazlo un par de veces al día hasta que notes mejoría y entonces pasa a hacerlo dos o tres veces a la semana.
  3. Coge un puñado de ajos y ponlos a hervir. Después retíralos del fuego y espera un poco para que no queme demasiado. Entonces mete los pies en ese jugo y haz este mismo remedio varias veces al día.
  4. En este artículo podrás encontrar muchos más remedios caseros para los hongos de los pies.

Al ser remedios caseros no tienen por qué funcionarle a todo el mundo. Prueba un par de días o una semana y si ves que no ves efectos positivos, vuelve a los remedios médicos. En los caseros deberás hacer siempre lo mismo: realizarlo un par de veces al día y pasada una semana si ves que mejoras, hazlo solamente dos o tres veces a la semana, y así hasta que se te curen.

Si tienes onicomicosis o crees que puedes padecerla lo mejor es que acudas a un médico, que sea él quien te diagnostique lo que tienes y una vez lo sepas, podrás comprar los productos que mejor se acerquen a tu tipo de piel y a la gravedad de los hongos que tengas. Eso sí, tendrás que tener mucho cuidado con tu higiene en esas zonas y evitar que haya humedad en tus pies, para así, una vez se hayan curado los hongos, no vuelvas a contraerlos.

Consejos para causas, síntomas y tratamiento

  • Si notas alguna alteración de tus uñas, lo mejor que puedes hacer es ir al médico. Puede que no sea nada o que simplemente te hayas dado un golpe y que por eso te duela, pero es mejor tener un diagnóstico para saber si tienes hongos en las uñas.
  • Se muy persistente en el tratamiento, dado que el curetaje de los hongos es bastante lento. Deberás estar varias semanas pendiente de tus uñas para acabar con la onicomicosis, al principio aplicarte los remedios una, incluso dos veces al día, y después varias veces a la semana.
  • Si ya has tenido hongos o estás saliendo del tratamiento, es aconsejable que acudas al médico periódicamente para asegurarte de que todo va bien y que no vuelves a tener hongos. Una vez los has tenido es más probable que te vuelvan a aparecer, así que no le quites ojo.
  • Si tienes algún familiar con hongos, aunque tú no tengas síntomas, sería aconsejable que fueses al médico para que te hiciera una revisión. Puede que todavía no notes nada pero que estés empezando a tener la infección.
  • Se muy cuidadoso con los utensilios de higiene, límpialos bien después de su uso, más si acabas de desinfectarte los hongos y sobre todo no compartas con nadie.
  • Cuando notes que tu pie se está humedeciendo o bien porque ha llovido o porque sales del río con zapatillas, lo mejor es que te las quites para dejar respirar a tu pie. No deberías estar demasiado tiempo con el pie húmedo porque podrías desarrollar hongos.
  • Cuando vayas a la piscina, deberías ir hasta el agua con chanclas. Las duchas son un lugar muy prolífero para pillar hongos, así que para evitarlos ponte tus zapatillas. Mejor prevenir que curar que la infección tarda bastante en remitir.
  • Prueba algunos remedios caseros, incluso aunque uses los médicos puedes compaginarlos. Puedes lavarte los pies en agua con vinagre y después de ello darte la crema que te ha recomendado el médico, así el efecto puede que se mayor.
  • Ten paciencia. Los hongos en las uñas tardan en irse y hay tantos tratamientos como personas hay. Por lo que puede que los primeros que uses no tengan ningún tipo de efecto. Lo mejor es que acudas al médico y él te lo recomiende, aunque si no te funciona lo que te receta siempre puedes probar con las otras alternativas y con los remedios caseros.
  • Si tienes problemas de sudoración en los pies, lo que puedes hacer es echarte polvos de talco. Estos resecan el pie y absorben el sudor, por lo que la humedad que antes había en el calcetín desaparecerá y tendrás menos posibilidades de contraer hongos en los pies.
  • Puedes preguntar a alguien de tu alrededor si ha tenido hongos y qué es lo que ha hecho. Todas las personas son diferentes y quizá su tratamiento no te sirva, pero al menos tendrás una idea.

Video

Si te gustan nuestros vídeos síguenos
¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 33,33% le ha gustado.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.