Parkinson – Qué es y Síntomas del Parkinson

En los últimos años, una gran cantidad de enfermedades degenerativas que afectan el sistema nervioso han aparecido. Seguramente, tú conoces a alguien que sufre de Parkinson, una enfermedad cerebral que afecta el sistema psicomotriz de quienes la padecen. Hoy veremos a profundidad cuáles son las causas, síntomas y tratamientos indicados de esta afección.

¿Qué es el Parkinson?

En términos médicos, la enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa del cerebro que progresa lentamente en la mayoría de los pacientes. Frecuentemente, las personas que tienen Parkinson viven con la enfermedad un mínimo de 20 años después del diagnóstico.

¿Por qué surge el Parkinson?

Normalmente, hay células cerebrales conocidas como neuronas que son creadoras de dopamina. Estas neuronas se alojan en un área específica del cerebro llamada sustancia negra. La dopamina es una sustancia química que comunica la sustancia negra con otras partes del cerebro encargados de controlar los movimientos del cuerpo humano. La dopamina nos ayuda a los seres humanos a tener movimientos musculares coordinados.

Cuando la mayoría de las células que producen la dopamina están dañadas y dejan de producir suficiente dopamina, aparecen los primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson. Este proceso de deterioro de las células cerebrales se denomina neurodegeneración. Debido a este problema, las personas comienzan a perder gradualmente sus habilidades motoras y presentan constantes temblores en las extremidades.

Lamentablemente, a pesar de que se tiene conocimiento sobre cuáles son las causas que provocan la enfermedad de Parkinson, no existe una cura para este padecimiento. Sin embargo, no debes preocuparte, ya que existen tratamientos que pueden mejorar en gran medida la calidad de vida de los pacientes.

¿Quiénes son las personas que son más propensas a sufrir Parkinson?

Aunque generalmente está enfermedad se presenta en gente de la tercera edad, se han suscitado casos aislados en personas jóvenes de 40 años. La incidencia del Parkinson ha reportado un mayor número de casos mayor en los hombres que en las mujeres, especialmente después de los 60 años. La edad promedio de inicio de los síntomas es de 61 años. Sin embargo, el 10% de los pacientes son diagnosticados antes de los 40 años.

El Parkison, al igual que la demencia senil es incapacitante.

Que Necesitas

Diagnosticando el Parkinson

En párrafos anteriores, mencionábamos que en ocasiones el Parkinson se puede detectar en una etapa temprana (cerca de los 40 años), por tanto, en ocasiones resulta complicado diagnosticar el Parkinson en una etapa temprana, ya que su sintomatología puede ser confundida con la de otras enfermedades. Por ejemplo, los cambios de postura pueden ser confundidos con osteoporosis o simplemente como un signo de envejecimiento.

En la actualidad no hay pruebas sofisticadas de sangre o de laboratorio disponibles para diagnosticar la enfermedad. Algunas pruebas como la tomografía computarizada o resonancia magnética pueden utilizarse para descartar otros trastornos que causan síntomas similares.

Por las razones anteriores, es importante que si tenemos un familiar que presenta síntomas parecidos que se relacionen con el Parkinson, realicemos una bitácora con los episodios sintomatológicos. Esto se hace para ayudar al médico a determinar la frecuencia y los posibles agentes externos del ambiente que los provocan.

Asimismo, esta bitácora ayudará a responder preguntas sobre los síntomas del paciente, los medicamentos y la posible exposición a las toxinas. Un médico puede necesitar observar al paciente detenidamente para reconocer los signos de temblor y rigidez que son frecuentes en el Parkinson.

Debido a que el diagnóstico se basa en el examen médico del paciente, es muy importante que el médico tenga experiencia en la evaluación y el diagnóstico de pacientes con Parkinson. Es importante que nosotros, los familiares del paciente, busquemos un médico especializado en el tiempo oportuno, si bien la enfermedad no tiene cura, es necesario atacarla en el tiempo oportuno para evitar que siga degenerando las neuronas. No olvides que las decisiones de tratamiento tomadas temprano en la enfermedad pueden afectar el éxito a largo plazo del tratamiento.

Instrucciones

Síntomas del Parkinson

Hemos mencionado que los principales síntomas del Parkinson están asociados con la pérdida de la capacidad motora; sin embargo, se han encontrado otros síntomas a los cuales hay que prestar suma atención como lo son los síntomas no motores de la enfermedad de Parkinson, como lo son la pérdida del sentido del olfato, los trastornos del sueño y el estreñimiento.

  1. La ausencia de dopamina afecta en distinto niveles la actividad normal del cuerpo, por lo cual, es común que afecte la regulación de otras actividades fisiológicas.
  2. Los síntomas comunes del Parkinson incluyen un temblor que comienza en un costado del cuerpo. En algunos casos, este temblor se limita a una sola parte del cuerpo, como la mano o el pie. Sin embargo, puede propagarse a medida que la enfermedad progresa y puede empeorar con el estrés.
  3. El temblor raramente inhabilita a un paciente y, frecuentemente, desaparece durante el sueño y cuando se mueve el brazo o la pierna.
  4. La bradicinesia es otro síntoma común de la enfermedad de Parkinson, ésta consiste en la lentitud generalizada para realizar movimientos complejos y simples. Las actividades comunes, como vestirse o bañarse, pueden convertirse en tareas difíciles de terminar para un paciente con Parkinson.
  5. La mayoría de los pacientes con Parkinson desarrollan cierto grado de rigidez en las extremidades. Esta rigidez es causada por la tensión descontrolada de los músculos y las personas que lo sufren son incapaces de moverse libremente. Además, los pacientes pueden experimentar dolores agudos en los músculos afectados.
  6. Los problemas de equilibrio y coordinación son síntomas adicionales del avance del Parkinson. Los pacientes suelen desarrollar una inclinación hacia adelante o hacia atrás que los hace más propensos a caer. Además, se desarrolla una postura en la que la cabeza inclinada y los hombros caídos, generando una postura encorvada.
  7. Otros síntomas del Parkinson, que son menos frecuentes y, por ende, en ocasiones pueden con el cuadro clínico de otras enfermedades son los siguientes:
  • Tensión de los músculos faciales, lo cual deriva en la reducción constante de expresiones
  • Cambios en el habla, la pronunciación de palabras cotidianas se dificulta y, en ocasiones, se presenta dificultad para articular oraciones coherentes.
  • Problemas de escritura, la dificultad para tomar un lapicero se hace evidente, en casos severos la persona que sufre de
  • Parkinson olvidará las palabras.
  • Problemas urinarios, las personas con Parkinson son incapaces de controlar su cuerpo; por lo tanto, podrían ocurrir problemas de incontinencia urinaria.
  • Problemas para dormir, los problemas neurológicos detonan toda cantidad de trastornos, incluyendo problemas para conciliar el sueño, por esta razón, el paciente podrá estar apático y molesto durante el día.
  • Es importante señalar que los síntomas del Parkinson pueden ser muy diferentes entre los pacientes, por eso es de suma importancia asistir con un especialista para que el diagnostico sea el adecuado.

Consejos

Una variedad de medicamentos está disponible para el tratamiento de los síntomas del Parkinson, recuerda que sólo se pueden tratar los síntomas, ya que la enfermedad es degenerativa y no cuenta con un tratamiento para su erradicación.

La droga más potente y común utilizada para el tratamiento de los síntomas del Parkinson es la levodopa, ya que ésta produce dopamina. Sin embargo, es necesario visitar al médico para que él pueda realizar el diagnóstico de la enfermedad y determinar qué tratamiento es el que mejor se adecúa al paciente.

Cuando los tratamiento a base de fármacos no brindan los resultados esperados, se puede optar por una cirugía. Actualmente, hay una serie de opciones quirúrgicas seguras y eficaces disponibles para el tratamiento de Parkinson. En general, la cirugía sólo se considera cuando la medicación no puede proporcionar ayuda al paciente en el control de los temblores.

Generalmente, las operaciones quirúrgicas recomendadas para el Parkinson consisten en colocar pequeños dispositivos en el cuerpo que envían impulsos eléctricos a los lugares que causan los temblores. Este tipo de intervenciones son las más modernas y menos agresivas, ya que no destruyen ningún área del cerebro.

Consejos para tratar el Parkinson en Casa

Si bien, como familiares lo ideal es llevar religiosamente a nuestro paciente con el médico para que trate el Parkinson, nosotros podemos hacer un par de cosas en casa para que nuestro ser querido se sienta un poco mejor. Los consejos que a continuación te damos, harán que se sienta más integrado al círculo familiar y evitar el aislamiento.

  • Realiza los ejercicios de la terapia con el paciente.
  • Ayúdalo a escribir y hablar, aplica técnicas que utilizarías con algún niño que aprende a hacer estas actividades.
  • Masajea su rostro para evitar el endurecimiento de sus músculos faciales.
  • Trata de mantener su mente ocupada, ya sea con un juego de mesa, leyéndole un libro o viendo una película juntos.
  • Llévalo de paseo al parque, ver otras estructuras que no sean las de su casa, le harán pasar un buen rato.
  • Si la incontinencia urinaria no cede, cómprale pañal para adulto, pero no lo regañes, recuerda que ya no controla su cuerpo.
  • Realiza comidas con familiares y amigos, ver rostros conocidos hará que se sienta que es parte de un círculo afectivo.
  • No aísles al paciente, está comprobado que los pacientes que sufren cualquier enfermedad y son aislados puede desarrollar depresión y no responder favorablemente a los tratamientos médicos.

Te animamos a leer más sobre otras enfermedades cómo son otras enfermedades como la demencia senil.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.