La vejez es un periodo de la vida en el que el cuerpo y la mente van perdiendo facultades lentamente. En los casos peores se presenta la demencia senil o deterioro cognitivo severos, que afectan al 10% de la población española entre los 70 y los 89 años, dándose más en hombres que en mujeres. El 15% de la población tiene demencia senil leve, con pequeños síntomas que no afectan especialmente a la vida cotidiana.

La demencia senil leve se muestra por síntomas no muy alarmantes que no afectan en general a la vida cotidiana del anciano ni a la de su entorno o familia. Son pequeñas pérdidas de memoria, trabas en el habla, más problemas a la hora de razonas o menor capacidad de prestar atención durante un periodo largo de tiempo.

Sin embargo, padecer demencia senil es un factor de alto riesgo de que evolucione a severa o que conduzca a enfermedades incapacitantes como el Alzheimer. La buena noticia es que el cerebro es uno de los órganos humanos que mejor se adaptan al paso de la edad, y con la práctica de buenos hábitos de entrenamiento mental y de ejercicio físico es posible reducir al máximo ese peligro y pasar de los 80 años con una mente bastante en forma. A continuación detallamos varios ejercicios y rutinas preventivos para ejecutar en la vida cotidiana en nuestras casas.

Cómo prevenir la demencia senila

¿Que necesitas para prevenir la demencia senil?

  • Periódicos
  • Libros
  • Lápiz y papel
  • Juegos y pasatiempos
  • Suplementos de vittaminas del grupo B

Cómo prevenir la demencia senila


Instrucciones para prevenir la demencia senil

  1. Leer, escribir y hacer cuentas todos los días. El periódico o un buen libro pueden ser un estupendo aliado porque la lectura diaria se estimula la actividad cerebral. Igualmente, la escritura, de un diario, de notas sobre temas que nos interesan o para recordar tareas futuras ayudan a que el cerebro esté más en alerta. De la misma manera es un estupendo ejercicio mental la realización de operaciones matenáticas sencillas, como repasar la cuenta de la compra, con pequeños cálculos sobre el precio por kilo o por semanas de los alimentos, por ejemplo.
  2. Consumir más vitamina B6. Se ha descubierto que es muy importante para reducir el deterioro cognitivo de la demencia senil el aumento del consumo de la vitamina B6, presente en legumbres, pescado, nueces, cereales, y que tamibén ayuda a reducir la depresión y la migraña. Igualmente se recomienda tomar más vitaminas B9 (ácido fólico) y B12.
  3. Crear una rutina diaria. Fijar una rutina diaria fija para las actividades cotidianas, con horarios iguales, refuerza la memoria y es un objetivo en sí mismo que motiva y mejora el estado de ánimo diario.
  4. Reorganizar el espacio del hogar. Las personas con demencia senil, ya sea leve o no, tienden a perder la noción espacial y olvidar dónde están las cosas, a veces causando problemas o accidentes en nuestras casas. Para ello se aconseja colocar los muebles y enseres atendiendo a la manera que la persona los reconoce en su sitio y la importancia emocional que les da, buscando que los reconozca en el sitio que considera que “deben estar”, lo que nos ayudará a minimizar la angustia tanto de quien padece la demencia senil como del resto de integrantes de la casa.
  5. Jugar. El juego se ha revelado clave para mantener la mente en forma y joven. Por eso se recomiendan todo tipo de juegos que impliquen ejercicios mentales, como el sudoku, los crucigramas y pasatiempos, las cartas, los rompecabezas, los juegos de memoria, y que se practiquen diariamente y a la misma hora, como refuerzo del ejercicio.
  6. Reforzar las relaciones personales. Mantener y aumentar las relaciones personales, no sólo las familiares, sino las de amistad y entorno, como puede ser la asistencia a centros sociales y culturales, conferencias, clubes de lectura y otras, es una manera muy importante de combatir la aparición de la demensia senil o de reducirla, porque se ejercita la memoria, la atención al detalle, se disminuyen las confusiones, y se trabaja el cerebro de una manera potente, al atender a las complejas interacciones en las relaciones entre las personas.
  7. Ejercicio físico. Una reducida cantidad de ejercicio físico diario será suficiente para oxigenar el cerebro, además de ayudar al corazón, rejuvenecer las células y aminorar y retrasar los problemas motores propios de la edad avanzada. Media hora diaria de caminar, o nadar u otro deporte que el anciano pueda practicar será suficiente para mantenerse en forma.

Cómo prevenir la demencia senila


Consejos para prevenir la demencia senil

  • Cuando surgen los primeros síntomas de la demencia senil, es aconsejable acudir al geriatra para que te aconseje sobre la mejor manera de afrontar la situación. De todas maneras, los consejos dados aquí han demostrado ser básicos para la mejora de la sintomatología y el estado mental y físico en general.
  • Otro aprendizaje que ha demostrado ser útil para no desarrollar la demecia senil es el bilingüísmo. Saber al menos dos idiomas es casi un seguro para no padecerla.

Cómo prevenir la demencia senila

¿Te ha gustado?
11 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.