Qué son las taquicardias

¿Sabes cómo controlar las taquicardias? ¿Te gustaría aprender a hacerlo? Pues has llegado al lugar adecuado. En doncomos vamos a enseñarte. Pero antes de empezar, vayamos paso a paso para que sepas qué es exactamente una taquicardia y qué puede provocarlas.

Hablamos de taquicardias cuando aumenta la frecuencia cardiaca debido a una contracción acelerada de los ventrículos. En el momento en el que la frecuencia cardiaca desmedida está acompañada de un mayor número de latidos, estaremos ante una taquicardia.

Si quieres saber cómo actuar ante una taquicardia este artículo también te interesará.

Cuando la taquicardia comienza a desarrollarse, el corazón tiene que bombear de manera mucho más acelerada la sangre para cubrir la necesidad del organismo. Sin embargo la aceleración es tan elevada que el corazón no puede mantener el ritmo que se le exige. La consecuencia directa es que no bombea la sangre suficiente ni de la manera correcta, lo que provoca que no llegue bien a todo el cuerpo. La conclusión es sencilla: el oxígeno no se reparte eficientemente por el organismo y puede provocar daños o problemas en algunos tejidos y órganos. Al no disponer de suficiente oxígeno la persona afectada puede padecer los siguientes síntomas:

  • Dolor de pecho
  • Pulso muy rápido
  • Incapacidad para respirar correctamente
  • Mareos
  • Desmayos o desvanecimientos en los casos más graves

¿Qué puede provocar la aparición de las taquicardias?

Por norma general se sufren taquicardias por dos motivos principalmente.

  1. Problemas de salud. Por norma general la taquicardia puede aparecer cuando padecemos hipertensión o cuando hay un riego sanguíneo poco eficiente en nuestro organismo.
  2. Esfuerzo emocional. Otro de los motivos principales que pueden producir la aparición de la taquicardia es el esfuerzo emocional. Por ejemplo ponerse muy nervioso o pasar del cansancio a un estado de alerta desmedido en muy poco tiempo.
  3. Consumir alcohol o cafeína. La ingesta desmedida de estos productos puede provocar taquicardia en algunas personas. Es mejor controlar el consumo de estas sustancias o eliminarlas por completo de nuestra dieta si queremos estar mucho más sanos.
  4. Ser propensos a padecerlas. Algunas personas son propensas a padecer este tipo de dolencia. En esos casos, la Sociedad Española de Cardiología (SEC) recomienda tomar medidas preventivas para evitar que las taquicardias se conviertan en algo normal.

¿Cómo puedo prevenir las taquicardias?

La medicina se basa principalmente en la prevención. Y controlar las taquicardias también se logra de este modo. Sin embargo las medidas preventivas para controlar las taquicardias dependen del motivo que las provoque. Lo primero que hay que saber es si son fruto de algún problema interno o de alguna situación externa que hayan podido alterar al que las padece.

Veamos cómo reaccionar en cada caso.

  • Si se trata de una taquicardia provocada por un problema interno siempre hay que acudir a un especialista para que pueda ayudarnos a tratarlas de manera correcta. Él será capaz de realizar un seguimiento y controlar que la afección evolucione de manera correcta.
  • Si se trata de una taquicardia provocada por un problema de ansiedad o estrés, lo mejor es obviarla y evitar centrar nuestra atención en ella. Si no actuamos de este modo lo único que lograremos es agudizarla y poder crear un serio problema en nuestros órganos. Para ayudar a poner fin a este tipo de taquicardias nada mejor que controlar la respiración.

Este artículo en el que te explicamos cómo tratar la taquicardia también te interesará.

En cualquiera de los dos casos, independientemente del origen de la taquicardia, se recomienda seguir los siguientes consejos:

  • Reducir el consumo de alcohol, tabaco o cafeína. Estos productos no son solo dañinos para nuestra salud en general, sino que además favorecen que aumentemos nuestra propensión a padecer taquicardias. Recuerda reducir al máximo el consumo de cafeína, no va a hacerte ningún bien.
  • Eliminar el consumo de estupefacientes. Los estupefacientes crean importantes desórdenes en el sistema nervioso y provocan daños muy graves. Incluso en el cerebro. Además, detrás del consumo de algunos de estos estupefacientes está la aparición de las taquicardias. Pues las taquicardias son un efecto secundario más de estos productos. Esto sucede sobre todo con la cocaína que provoca muy diversos problemas de tipo cardiovascular.

Cómo controlar las taquicardias

Una vez que estamos padeciendo una taquicardia hay que llevar a cabo una serie de pasos para evitar problemas mayores. Desde doncomos vamos a enseñártelos para que te resulte fácil luchar contra este problema. ¿Estás preparado? En ese caso, ¡vamos a ello!

Que Necesitas

  • Leer el siguiente artículo
  • Prestar atención a nuestros consejos
  • Acudir a un médico especializado si tus taquicardias son provocadas por algún tipo de patología médica

Instrucciones

  1. Acudir al médico de forma inmediata. Es fácil notar cómo nuestro pulso se acelera. Y también es fácil saber que está sucediendo sin causa aparente. Es decir, si no has estado practicando ejercicio o has salido corriendo para no perder el autobús no es lógico que tu corazón bombee tanta sangre y a tal velocidad. Llegados a este punto, si notas que tu ritmo cardiaco aumenta, lo mejor que puedes hacer es acudir a tu médico. Si estás fuera de horas y no puede atenderte, no lo dudes y preséntate en urgencias.
  2. Si notas dolor de pecho agudo mientras tienes taquicardia… el resultado puede ser bastante negativo para tu salud. Puede llegar a ser muy peligrosa porque este dolor estará indicando que el corazón se está viendo afectado. Informa de inmediato al facultativo para que sepa que esto te está sucediendo.
  3. Toma tés de melisa. Si no tienes ningún problema cardiovascular y estás seguro de que un problema relacionado con la ansiedad te ha provocado la taquicardia, puedes tomar un té de melisa o una tila. El agua hirviendo te ayudará a relajarte y estas hierbas tienen unas propiedades excelentes para calmar la ansiedad.
  4. Usa valeriana. Igual que en el caso de los tés de melisa, la valeriana es una planta con excelentes propiedades medicinales. Es ideal para calmar la ansiedad y luchar contra el estrés. Solo necesitas disolver una cucharada de esta planta seca en un vaso de agua hirviendo y beberla pasados treinta minutos. Verás que el efecto es muy relajante y te permitirá recuperar la calma poco a poco.

Consejos

Controla tu respiración. Independientemente del tipo de taquicardia que estés sufriendo intenta controlar al máximo la respiración para que tu pulso no se acelere todavía más. Existen diferentes técnicas para hacerlo y conseguir bajar las pulsaciones. Algunas de las más conocidas son las siguientes:

  • Usa una bolsa de papel. Seguro que lo has visto más de una vez en las películas. Las bolsas de papel sirven para evitar que respires más cantidad de la necesaria y ayudar a tu cuerpo a recuperar la calma. Usa este truco tapando tu nariz y tu boca con la bolsa. Respira por la nariz lo más calmado que puedas.
  • Respiraciones relajantes. Una de las respiraciones más utilizadas para conseguir reducir el ritmo cardiaco es la siguiente: inspira hasta lo máximo que den tus pulmones. Una vez hecho, aguanta el aire unos 15 – 30 segundos (dependiendo de tu capacidad pulmonar) y comienza a expulsarlo lentamente. Si repites este ejercicio unas cinco o seis veces podrás controlar poco a poco tu ritmo cardiaco. Este truco también es muy bueno para perder el miedo a hablar en público.

Esperamos que estos consejos te sirvan de utilidad. Como siempre te recordamos en doncomos no somos médicos por lo que si tienes cualquier problema de salud lo mejor siempre es que acudas a tu especialista. Él no solamente sabrá ayudarte, sino que además conoce tu historial clínico y podrá recetarte la mejor cura para la ansiedad y tus taquicardias.

Estaremos encantados de leer trucos para controlar las taquicardias en el apartado de comentarios. Los lectores te lo agradecerán.

¿Te ha gustado?
8 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.