La operación de las muelas del juicio suele ser bastante dolorosa, principalmente porque no suelen haber crecido bien o porque hay que arrancarlas de raíz porque no había sitio suficiente para ellas en la boca, por lo tanto es una operación dolorosa que requiere de puntos. La herida está abierta y en total contacto con los alimentos. Por este motivo los días siguientes no se puede ingerir alimento sólido, sino que hay que hacerlo en forma de purés y líquidos. Además, hay que tener mucho cuidado con todos los movimientos y estar en absoluto reposo.

El mayor problema de las muelas del juicio es que si no se extraen a tiempo o se hace de mala forma, puede tener repercusiones hacia el resto de muelas y dientes que pueden incluso llegar a desplazarse. Es una de las operaciones más delicadas pero a la vez más comunes y que suele ocurrir entre las edades de 17 y 24 años.

Cada persona es un mundo y a algunas personas les duele muchísimo la extracción de las muelas del juicio y sin embargo para otras no es más que un mero trámite. Aunque por regla general suele ser la primera de las opciones, así que mentalízate para lo que estás a punto de vivir.

Estos dos artículos también te pueden interesar: Cómo Aliviar el Dolor de Muelas con Remedios Caseros y Cómo Quitar el Dolor de Muelas con Remedios Caseros

Lo más importante es que te mentalices de los días que vas a pasar y que estés prevenido para el dolor, porque cuanto más sepas sobre ello menos miedo te dará ya que tendrás en cuenta todas las posibilidades.

Por estos motivos es importante saber cómo recuperarse tras la extracción de las muelas del juicio y aquí te vamos a dar algunos consejos para que puedas hacerlo más llevadero.

Instrucciones para recuperarte tras la extracción de las muelas del juicio

  1. Lo más importante es seguir las indicaciones del médico y tomarnos los medicamentos que nos haya recomendado. Seguir las pautas de a qué horas debemos tomarlos, si nos ha dicho que debemos cambiar las gasas de la boca, etc. Con sus recomendaciones será mucho más sencillo el curetaje.
  2. Aplícate hielo en la parte del carrillo que te duela varias veces al día. No lo hagas en contacto directo con la piel. Envuelve el hielo en un paño o en una bolsa y aplícatelo en la mejilla dolorida. De este modo la hinchazón que te va a salir será menor.
  3. Ten mucho cuidado al lavarte los dientes. Tienes la zona muy sensible y al ser una herida abierta y que tiene puntos requiere de gran limpieza, pero sigue las indicaciones del dentista, ya que un lavado demasiado fuerte puede hacerte sangrar y que no cure bien. Así que pregunta siempre cómo debes hacerlo pero eso sí, estate muy atento de tu limpieza bucal.
  4. Si eres fumador olvídate de ello, al menos las 24 horas siguientes a la extracción.
  5. No realices ejercicio físico. Aunque la herida está en la boca y puede parecer que correr no interfiere en ello, los puntos podrían abrirse con algún movimiento brusco, así que olvídate del ejercicio por unos días.
  6. Considera el descanso como parte de tu día a día en las siguientes horas. Es importante que la herida no se abra y que los puntos curen bien, para eso es importante que no hagas ningún esfuerzo que pueda hacer que se salten. Así que estate un par de días, o los que te recomiende el dentista, sin hacer mucho esfuerzo en general. Cama y reposo.
  7. Come cosas blandas y basa tu alimentación en purés y caldos. Olvídate de la carne y el pescado por unos días. Como pan Bimbo, puré, sopa y alimentos que no supongan demasiado esfuerzo y que eviten lo máximo posible que mastiques.
  8. Cuando salgas de la operación es posible que la encía te sangre, y que el especialista te diga que metas una gasa en tu boca para que absorba la sangre. Esto puede ser así hasta el día siguiente de la operación. Si continúa más tiempo, sustituye las gasas por bolsitas de té.
  9. Cuando hayan pasado más de 48 horas, aclara poco a poco tu boca con agua con sal. Siempre se ha dicho que el mar cura y eso es porque la sal cierra muy bien las heridas, así que enjuágate de vez en cuando con agua con sal y verás como el dolor termina antes y la herida de va cerrando.
  10. Ten a mano analgésicos. Te va a doler, recuperarse tras la extracción de las muelas del juicio suele ser doloroso y por eso es necesario ayuda externa. Pregunta al médico cuáles puedes tomar, ya que tendrás que ir alternándolos cada cuatro horas.
  11. Cuando hayan pasado unos días y ya no te duela tanto podrás empezar a comer alimentos más variados, aunque sin llegar a comer pan, que es muy duro, o alimentos similares.
  12. Acude al dentista poco después de la operación, aunque esto ya te lo dirán después de la extracción, para que siga cómo vas avanzando y si el pos operatorio es correcto.

Consejos para recuperarte tras la extracción de las muelas del juicio

  • Si puedes elegir la fecha de la operación, elige que sea un viernes o un jueves. De este modo la recuperación la harás el fin de semana y si trabajas no tendrás que perder demasiados días. En caso de que sea un lunes o martes, tendrás que pedirte el resto de la semana libre, ya que necesitas de reposo absoluto para que la herida cure bien.
  • Deja todo preparado para la operación y así no tendrás que preocuparte de cosas que hacer durante el tiempo que estés de reposo. Durante unos 2 o 3 días no podrás realizar muchos movimientos para evitar que se abran los puntos, así que antes de la operación déjate hecho lo importante y no tendrás que preocuparte de ello.
  • Acude a la operación acompañado. Puede que salgas de la operación anestesiado y es mejor que vayas con alguien por lo que te pueda ocurrir. En el caso de que nadie puede ir contigo, vuelve a casa en taxi, no te arriesgues a ir mareado en metro o a coger el coche. Móntate en un taxi y olvídate de todo lo que no sea descansar.
  • No te agobies con la operación y con el pos operatorio. A algunas personas les duele más y a otras menos, del mismo modo que la recuperación para unos es más larga que para otros. Piensa que hasta que puedas volver a comer de forma normal y sin que tengas dolores puedes estar unas tres semanas, a partir de entonces volverás a tus hábitos normales.
  • Las muelas están muy sensibles, así que no debes ingerir nada muy frío ni muy caliente porque te van a doler. Tómalo todo del tiempo.
  • Puede que cuando vayas a beber pienses que hacerlo con pajita es mejor, pero esto es un error. Al usar pajita puedes retrasar el proceso de curación, así que olvídate de ella.
  • No tengas apuro de pedir ayuda. Durante los días posteriores a la operación casi no te podrás mover, así que pide a tu familia o amigos que estén contigo en esos momentos para hacerte más llevadera la operación.
  • En el caso de que tengan que extraerte varias muelas del juicio decide si prefieres hacerlo todo al mismo tiempo o por separado. Si eliges la primera opción solo pasarás dolor una vez, aunque te encontrarás bastante mal, ya que a muchas personas les da fiebre, y si el dolor se multiplica por dos o por el número de muelas que haya que extraer puede ser horroroso. Si crees que todas de golpe va a ser demasiado para ti, hazlo en las veces que creas. Aunque recuerda que si la primera vez te ha dolido, te va a dolor igual las próximas tres.
  • Del mismo modo que no debes hacer ejercicio y que debes procurar comer alimentos blandos, debes olvidarte del alcohol y del tabaco por unos días. Para empezar porque son sabores fuertes para una muele delicada, y para continuar porque el tabaco podría ensuciar y contaminar la herida y que no se curase del todo bien.
  • Pregúntale a alguien que ya haya pasado por tu misma situación. Esto solo te servirá para que te hagas una idea, puesto que cada persona es un mundo.
  • Ve tranquilo a la operación, piensa que te van a anestesiar y que, al menos mientras dure la operación, no te va a doler. No te pongas nervioso porque será peor para ti, ya sabes que te va a doler, así que no seas tu propio enemigo.
  • Si solías masticar chicles, es mejor que te olvides de ellos por un tiempo, y es que la encía y la muela seguirán sensibles un tiempo después y el constante acto de masticar puede dolerte más de lo que piensas. Deja pasar un tiempo y después ya podrás volver a tu alimentación habitual.
  • Aunque sea como líquido, evita aquellas bebidas que contengan trazos como de fruta o semillas. Estos trozos pueden meterse dentro de la herida abierta y hacer que se infecte y, por tanto, que la recuperación sea más lenta. Espérate el tiempo que te haya indicado tu médico hasta que puedas comer de forma normal y evita aquellas comidas con las que puede haber riesgo de infección.
¿Te ha gustado?
8 usuarios han opinado y a un 87,50% le ha gustado.