Contenido del Artículo

Los hongos en los pies son una molestia sumamente fastidiosa y desgraciadamente bastante habitual y frecuente. Los hongos son una afección muy contagiosa y fácilmente transmitible. Si vas a la piscina, a la sauna o al gimnasio resultará sumamente sencillo que te contagies de ahí que resulte de gran importancia llevar siempre chanclas y nunca pisar el suelo descalzo. El calor y la humedad son caldo de cultivo para los hongos de forma que, como podrás imaginarte, los lugares anteriormente mencionados representan lugares de infección bastante serios. De todas formas no debes preocuparte ya que asegurándote de ir protegido con calzado adecuado no tienes porqué contagiarte. Los hongos son bastante molestos ya que producen picor y en ocasiones dolor y además suelen ser bastante difíciles de curar. Nuestro modo de vida habitual no hace más que empeorar sus síntomas pues solemos llevar nuestros pies aprisionados en los zapatos durante todo el día. Esta no es una buena idea si sufres de esta afección ya que, como se acaba de decir, el calor y la humedad no hacen más que empeorar la situación y, obviamente, cuando nuestros pues están encerrados durante todo el día en sus zapatos sudarán y el sudor quedará atrapado en el calzado, de forma que la humedad será constante.

Si no has tomado las protecciones de calzado adecuadas en lugares públicos y ahora tienes hongos en los pies seguramente te estarás preguntando cómo curarlos y buscando remedios caseros para los hongos de los pies. A lo largo de este artículo te explicaremos algunos de los más tradicionales y efectivos, ¡toma nota!:

Que Necesitas

  • Diversos ingredientes según el remedio que selecciones: aloe vera, vinagre, sal,..

Instrucciones

  1. El primer remedio que te presentamos es el de la aplicación a la zona infectada de Aloe Vera. Como ya sabrás la planta de aloe vera tiene propiedades maravillosas para curar la piel tanto si se trata de heridas, como de quemaduras o de infecciones. Debes aplicarte el gel de Aloe Vera sobre la zona afectada tres veces al día. Asegúrate que cuando lo haces tu piel está limpia y seca. Aplícala y deja que tu piel la absorba al aire libre durante unos cinco o diez minutos. Luego si tienes que ir a algún sitio y necesitas calzarte cubre la superficie con una gasa y pon un calcetín. Puedes comprar gel de Aloe Vera en cualquier farmacia, parafarmacia o supermercado. En la actualidad existen multitud de marcas que la comercializan y todas suelen ofrecer un producto de calidad. Si eres una persona a la que se le dan bien las plantas también puedes adquirir el gel de aloe de forma natural. Adquiere una planta de aloe vera y cuando haya crecido los suficiente corta una de sus hojas. Como podrás observar del corte sale una especie de fluido gelatinoso. Ese es el famoso gel de Aloe Vera y es el principal componente de cremas de aloe de todo el mercado. Una vez lo hayas hechado envuelve la hoja de aloe vera en papel de aluminio y guárdala en el congelador. La siguiente vez que la vayas a utilizar realiza un nuevo corte de aproximadamente un centímetro respecto al interior, verás que el gel vuelve a fluir.
  2. Otro remedio muy habitual y que suele funcionar es el tratamiento de los hongos mediante el vinagre. Cualquier vinagre te servirá para ello (de vino, de manzana,…) utiliza el que tengas más a mano. Deberás realizar un lavado de tus pies dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche. Para ello mezcla el vinagre con agua tibia y deja tus pies a remojo durante un cuarto de hora. Cuando los saques asegúrate de secarlos muy bien. Si tienes tiempo a lo largo del día y gozas de algunos minutos para estar sentado y descalzo puedes aplicar pequeñas dosis de vinagre sobre los hongos empapando un algodón y dando pequeños toques sobre las zonas afectadas. Si te resquema mucho diluye el vinagre en agua. Una vez hayas terminado tira los algodones, recuerda que los hongos son muy contagiosos y no debes volver a utilizarlos.                  barefoot-504140_640
  3. Otro remedio bastante útil es el de aplicar cataplasmas de jengibre. Para ello consigue jengibre en polvo y mézclalo con aceite de oliva. Debes conseguir una pasta fácil de manejar pero que no resulte demasiado líquida. Coloca la pasta sobre los hongos y cúbrelo con una gasa. Debes cambiar las cataplasmas al menos tres veces a lo largo del día.
  4. El aceite del árbol de te se ha mostrado muy útil a la hora de tratar todo tipo de infecciones fúnguicas en la piel, de hecho muchas de las cremas farmacéuticas para tratar estas afecciones lo incluyen como principal ingrediente. La mejor forma de utilizarlo es adquiriendo el aceite puro, que puedes conseguirlo en cualquier parafarmacia. Tus pies deben estar limpios y secos y siemplemente debes untar el aceite en ellos y luego dejarlo secar, no llevará más de cinco minutos. Deberías hacerlo todas las veces que puedas a lo largo del día, mientras más veces lo eches mejor.
  5. Otro aceite que se suele utilizar en estos casos es el aceite de ajo. Se utiliza de la misma forma que el anterior. Los ajos, como todo el mundo sabe, también tienen propiedades desinfectantes muy importantes. Así mismo es recomendable ingerir ajo durante las comidas para que nuestro sistema inmunológico se refuerce, de manera que estaríamos combatiendo a los hongos desde fuera y desde dentro. También puedes machacar ajos y mezclarlos con aceite de oliva o con miel para conseguir una cataplasma. Debes utilizarla de la misma forma en la que se ha explicado anteriormente el uso de la cataplasma de jengibre. Este remedio natural a base de ajos se ha mostrado sumamente efectivo y eficaz para el tratamiento de los hongos en las uñas de los pies.
  6. Otro remedio natural para curar los hongos de los pies es el de los lavados con agua tibia y sal. El tratamiento es similar al que se realiza con los lavados de vinagre y es una buena alternativa a aquel en el caso de que los hongos te causen dolor y resquemor con el tratamiento de vinagre. Simplemente mezcla una buena cantidad de sal con agua tibia y deja tus pies a remojo durante varios minutos. Verás que a parte de ser una buena forma de combatir los hongos será muy beneficioso para tus pies y piernas que quedarán relajados y descansados.                feet-423092_640

Consejos

  • Trata de evitar contagiarte de hongos en los pies llevando siemrpe chanclas o algún otro calzado en lugares como piscinas, saunas,…                                                                        feet-70573_640
  • Debes cuidar mucho tu higiene personal. Limpia tus pies siempre que puedas y sécalos muy bien.
  • Utiliza calcetines fabricados con fibras naturales como el algodón. Los materiales sintéticos empeorarán tu problema.
  • Mantén limpios tus zapatos y utilízalos el menor tiempo posible. Mientras más tiempo pasen tus pies al aire libre mejor.
  • Recuerda que los hongos son muy contagiosos y debes de tratar de no contagiarlos a nadie. No compartas tu calzado, lava y desinfecta la ropa (toallas, sábanas,…) que estén en contacto con tus pies.
  • Si el problema persiste acude a tu médico de cabecera.
  • Si te gustan los remedios caseros puedes ir a nuestra categoría específica para ellos donde encontrarás muchos más.
¿Te ha gustado?
28 usuarios han opinado y a un 89,29% le ha gustado.