Contenido del Artículo

El cabello, como todo en nuestro organismo, necesita cuidados especiales. Sin embargo, muchas veces no es posible dárselos y terminamos descuidándolo por razones que están fuera de nuestro alcance, porque las desconocemos o porque no le dedicamos el tiempo necesario.

El cabello pierde salud cuando luce reseco, frágil y sin brillo. Las causas del cabello dañado pueden ser tanto de índole interna como externa. Las razones externas del daño del cabello pueden relacionarse con: uso excesivo de planchita para el cabello, uso excesivo de secador de cabello, uso regular de tinturas químicas para teñir, exposición al sol fuerte y al viento, falta de cuidado adecuado y correcto lavado del cabello.

Las causas internas del cabello dañado son de orden nutricional sobre todo. Una falta de vitaminas en el organismo impactará directamente en la salud de tu pelo, por lo que tener una nutrición equilibrada y saludable es fundamental para tener un cabello sano. No debemos olvidar que el paso de los años también lo afecta, no solo por la presencia de las canas sino que el cabello se debilita y se vuelve mas finito.

Decolorar el pelo con productos químicos es una forma de dañarlo con el paso del tiempo. Esto hace que se elimine el pigmento natural que contiene el cabello debido a que los químicos penetran en la cutícula, lo que hace que sea más susceptible a los daños, y así se debilita notablemente. Si esto lo complementas con el uso del secador de aire caliente, lo debilitará aun más y conseguirás que tu pelo se vea sin brillo, con las puntas abiertas y se caiga fácilmente debido al quiebre.

No solo con químicos se daña el cabello, los peinados también pueden dañar seriamente tu cabello, pues si lo llevas mucho tiempo trenzado o atado, lo quebrarás y este daño puede ser permanente. Lo mismo ocurre con el cepillado excesivo pues solo conseguirás que tus puntas se abran ocasionando el quiebre y la resequedad. Además, si cepillas tu cabello a diario, ten presente qué tipo de peines y cepillos son los adecuados para tu pelo, ya que no es lo mismo un peine para cabello rizado que uno para pelo liso.

Finalmente, el exceso de champú o acondicionador pueden ser perjudiciales para la buena salud capilar. Si te lavas la cabellera en exceso, no dejarás que se los aceites naturales de la piel actúen como es debido. Esto hace que la piel se reseque debilitando las raíces del pelo lo que provocará su caída.

Como verás, hay muchas formas de dañar el cabello de manera permanente. Queremos brindarte algunas recetas de remedios caseros para el cabello.

Instrucciones

  1. El lavado del cabello, liberarlo de la suciedad es el paso básico que permite a cualquier tratamiento un mejor campo de acción. Recuerda elegir siempre un champú  suave. Aunque no tienen un poder limpiador tan profundo, puedes potenciarlo haciendo lo que recomiendan los peluqueros: realizar dos lavados, enjuagando la cabellera primero con agua tibia y por último con fría.3
  2. Luego, sobre el pelo bien escurrido, puedes aplicar un enjuague capilar que le dará más suavidad, siempre desde  la mitad del pelo hasta las puntas, si las raíces son grasas. Pero si toda la cabellera está reseca, entonces no dudes en colocarlo cubriendo la superficie total. Inmediatamente después, conviene sumergir una toalla en agua bien caliente y escurrirla para envolver luego la cabeza.pelo-hiratado
  3. Un buen baño de crema humectante casera te dará resultados inmediatos si tu pelo se ve muy reseco: mezcla dos cucharadas de crema de enjuague con dos de aceite de oliva  y una de jugo de limón. Coloca en todo el pelo (menos en el cuero cabelludo) y deja actuar durante cuarenta minutos. Peina varias veces de arriba hacia abajo (evita masajearlo) para que las escamas del pelo se cierren y el pelo luzca más saludable. Retira con abundante agua con limón.
  4. Otro remedio casero para el pelo dañado y graso se prepara mezclando un yogur natural con un huevo y batirlo bien. Esta mezcla debe ser aplicada durante diez minutos, y retirarse con agua tibia. Una vez por semana de esta aplicación funciona como un regulador de la producción de grasa.
  5. También puedes trocear dos limones y hervirlos en un litro de agua durante cinco minutos, filtrar la mezcla y colocarla dentro de un rociador. Esta loción debe ser aplicada tras los lavados de cabello habituales; gracias a sus propiedades astringentes, el limón es un excelente remedio para la seborrea, sobre todo en cabellos grasos y finos.
  6. Aplica una mezcla de yema de huevo, 2 cucharaditas de aceite de oliva y una cucharadita de miel a las puntas del cabello y lávalo luego de media hora. Repite este tratamiento cada una semana.2
  7. Otro remedio casero consiste en mezclar un plátano maduro, la pulpa de un aguacate y un poco de aceite de germen de trigo y aplicar sobre el cabello durante  15-20 minutos. El aguacate o palta es muy bueno para revitalizar el cabello reseco que suele sufrir el efecto de frizz.1
  8. Un enjuague con vinagre de manzana  diluido en agua es un remedio sencillo pero efectivo para el cabello dañado. Tiene el efecto de limpiar de cabello la acumulación de restos de químicos de los productos utilizados regularmente.
  9. Otro tratamiento para el cabello dañado consiste en utilizar una mezcla de aceites tibios: de oliva, de jojoba, de almendras, de coco o de canola, para masajearaceite-para-el-pelo1

Que Necesitas

  • Champú suave, crema de enjuague, cepillo de cerdas con base de goma
  • Aceite de oliva, crema de enjuague y jugo de limón
  • Yogurt natural, huevo
  • Aceites de oliva, de jojoba, de almendras, de coco o de canola
  • Vinagre de manzana
  • Plátano maduro, aguacate o palta, aceite de germen de trigo
  • Yema de huevo, aceite oliva y miel

Consejos

 

  • Usa una funda de satén para tu almohada si tu cabello es muy delicado. El satén no se pega al pelo como el algodón, que puede causar fricción en la cutícula del cabello muy fino.
  • No uses gomas elásticas con cierres metálicos porque cortan el cabello.
  • Si tienes el pelo realmente muy fino, aplica primero el acondicionador y luego el champú. De esta manera, tu pelo recibe la hidratación que necesita y vas a conseguir un cabello limpio, con cuerpo y fresco.
  • Enjuaga bien tu pelo, no dejes restos de acondicionador en tu pelo para evitar que lo sientas pesado y puedas peinarlo sin problemas.
  • Invierte en un buen cepillo de cerdas con base de goma para lograr un pelo más liso y suave.
  • Nunca cepilles tu cabello con un cepillo de metal cuando esté húmedo. Evita cepillarte hasta que la mayor parte de la humedad se haya evaporado.
  • Cuando apliques acondicionador, hazlo desde la mitad del cabello hacia las puntas, donde el pelo está más dañado. No necesitas hidratar las raíces.
¿Te ha gustado?
10 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.