Contenido del Artículo

Aunque hoy en día la palabra colesterol está llena de connotaciones negativas asociadas a una mala alimentación, a problemas cardiovasculares y obesidad, en realidad se trata de un elemento necesario para nuestro organismo. Lo importante es conocer qué es, cómo funciona y cuándo es perjudicial para la salud. El colesterol no es otra cosa que un tipo de grasa, un lípido que participa en muchos procesos fisiológicos importantes como el celular, el digestivo y en la sintetización de hormonas, entre otras funciones.

Te explicaremos lo que necesitas saber sobre el colesterol, “el malo” y “el bueno” como suele decirse y te daremos remedios caseros para el colesterol que te servirán para mantenerte bien, prevenir y gastar menos.

Nuestro hígado es capaz de producir el colesterol necesario para el organismo. Sin embargo, a través de la alimentación, podemos recibir una cantidad adicional de esta sustancia que, en muchas ocasiones, es perjudicial para la salud, sobre todo para el corazón. El origen de su aumento en sangre viene derivado, principalmente, del incremento de las grasas saturadas y de las grasas  trans en la dieta.

Cuando se habla de colesterol malo y bueno los  médicos intentan concientizar a sus pacientes de los riesgos que para la salud comporta una alimentación poco equilibrada y rica en grasas. Para que el colesterol llegue hasta las células, antes requiere un transporte a través del riego sanguíneo. Para ello, existen dos lipoproteínas, la LDL, de baja densidad, asociada al ‘colesterol malo’, y la HDL, o de alta densidad, que se identifica con el ‘colesterol bueno’.

El problema del colesterol ‘malo’ o LDL es que, en exceso, se acumula en las arterias y dificulta el tránsito de oxígeno a través de la sangre, lo que dificulta el trabajo del corazón y del cerebro. La acumulación de estas grasas en los vasos sanguíneos se denomina arteriosclerosis. Aparte de los riesgos de infarto, existen otras patologías cardiovasculares graves ligadas al exceso de éste.

Un análisis de sangre es suficiente para evaluar la cantidad de esta sustancia. El médico te dará la medicación necesaria y te recomendará un especialista en nutrición para que te haga una dieta apropiada.

Nosotros te daremos varios remedios caseros para el colesterol que te ayudarán a controlarlo.

Instrucciones

  1. Las nueces, por aceites vegetales que contienen ayudan a reducir el colesterol malo. Debes comer 8 nueces por día. Esta cantidad de nueces ayuda a reducir hasta en un 11% el riesgo de patología coronaria. Las nueces también regulan los niveles de azúcar en sangre.nueces
  2. Utiliza semillas de lino para añadir a las ensaladas o yogures. Las semillas de lino son ricas en fibra, la cual elimina el exceso de grasas de las arterias y favorecen el aumento del colesterol bueno. Puedes reemplazarlas por semillas de sésamo o avena.
  3. Dejar una cucharada de semillas de sésamo en un vaso con agua durante toda la noche. Por la mañana licuarlas con una manzana y dos cucharadas de avena. Este remedio casero es beneficioso para disminuir el colesterol.semillas de sesamo en agua
  4. Prepara una infusión de alcachofera, además de antioxidante, reduce la actividad de las células grasas. Añade una cucharada sopera por taza de agua, hierve un minuto y tómala en ayunas.alcachofera
  5. También es muy bueno el te rojo, regula el colesterol malo y  es bajo en teína. Añade una cucharadita de té rojo por taza y deja reposar unos minutos.
  6. El cardo mariano, preparado como infusión ayuda a combatir el colesterol malo y estimula el bueno. Hierve 15 minutos una cucharadita de cardo mariano por cada taza de agua.cardo mariano
  7. La soja es un aliado excepcional por su contenido en lecitina, grasa que favorece la disolución del colesterol malo. Añade germen de soja a las ensaladas.
  8. Prepara avena con yogur o frutas: En copos, mezclada con frutas o yogur, este cereal contiene sustancias que ayudan a reducir el colesterol malo en sangre, y con ello, el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca.
  9. Incorpora en tu dieta diaria el aguacate y la manzana, el aguacate es rico en aceites monoinsaturados, lo que favorece el mantenimiento de los niveles de colestrol. Toma también una manzana al día. Su contenido en pectina, fibra soluble, y polifenoles aumenta el colesterol bueno.palta
  10. Come calabaza ya que una ración de 200 gramos aporta el 50% de la cantidad de betacarotenos que se requiere cada día. Un pigmento vegetal que reduce el impacto del colesterol malo mejorando la circulación y disminuyendo el riesgo cardiovascular.calabaza
  11. Por su contenido en grasas mono y poliinsaturadas, así como potasio, vitamina B6 y ácido fólico, los cacahuetes sin sal bajan el colesterol, y de paso mejoran la tensión arterial.Les-Cacahuette
  12. Utiliza en tus comidas aceite de oliva. No sólo disminuye el colesterol malo sino que eleva el funcionamiento del colesterol bueno. Usar dos cucharadas al día ayudará a bajar el colesterol.
  13. Otro remedio consiste en comer una manzana en ayunas para bajar el colesterol.
  14. Prepara el siguiente caldo de verduras compuesto por ½ litro de agua, 3 ramitas de perejil,  ½ cebolla, 100 g de col, 3 ramas de apio y 1 limón. Hierve todos los ingredientes, previamente picados o troceados, menos el limón, 15 minutos a fuego lento, dejarlo reposar y colarlo. Antes de tomárnoslo, añadiremos el zumo de un limón en cada toma.
  15. Preparar un jugo curativo con una cucharada de cebada, una cucharada de avena, dos cucharadas de salvado, 1 manzana picada, 1 1/2 vaso de agua y una cucharadita de miel. Para ello  se debe licuar todos los ingredientes y luego beberlo preferiblemente en la mañana.

Que Necesitas

  • Dieta restrictiva respecto a la ingesta de grasas.
  • Nueces, semillas de lino y de sésamo, avena, cebada, salvado, soja, cacahuetes
  • Alcachofera, cardo mariano
  • Aceite de oliva, de maíz o de girasol
  • Manzana, aguacate, calabaza

Consejos

  • Mejora tu dieta incrementando el consumo de frutas y verduras, ricas en nutrientes, alimentos con fibra y sin grasa como el pescado, el pollo y los aceites vegetales como el de oliva y los de semilla (maíz, girasol) y frutos secos. No deben faltar productos integrales ricos en fibra, así como cereales, arroz, legumbres y pasta.
  • Modera el consumo de café, té, bebidas refrescantes y lácteos (es mejor recurrir a desnatados exclusivamente).
  • Suprime  todos los alimentos con grasas saturadas: carnes rojas, cerdo, cordero, fiambre, queso graso y mantequilla.
  • Elimina los productos con exceso de azúcares y calorías (chocolate, bollería, salsas, patés…)
  • Elimina aquellos alimentos que son fuentes directas de colesterol: la yema de huevo y crustáceos.
  • Haz ejercicio físico como caminatas media hora diariamente, esto ayuda a subir el colesterol bueno.
  • Evita el estrés y aléjate del tabaco.
¿Te ha gustado?
10 usuarios han opinado y a un 90,00% le ha gustado.