Contenido del Artículo

El hígado es un órgano noble y bastante sufrido, que pocas veces  se hace notar porque funcione mal, pero necesita un poco de ayuda para funcionar bien. Ésta puede venir del hábito menos pensado, como andar en bicicleta, sacar a pasear al perro o nadar.

Muchas veces nos sentimos mal, desganados, con dolor de cabeza y atribuimos esto al hígado, decir “ando mal del hígado” resume ese malestar que puede estar relacionado con otra cosa y no necesariamente con el hígado.

Los síntomas atribuidos a un mal funcionamiento del hígado son en general la consecuencia de un mal funcionamiento del aparato digestivo o de la vesícula biliar.

Otras veces tienen origen en un alimento que nos cayó mal y nos provoca distensión de los intestinos y desgano. A veces el síntoma es dolor de cabeza y se culpa al hígado, pero en realidad muchas personas tienen dolores de cabeza producidos por diversos desencadenantes, incluidos alimentos o bebidas.

Queremos ayudarte con algunos consejos y remedios caseros para el hígado pero también queremos que conozcas cuales son las afecciones mas comunes del hígado y sus manifestaciones.

El hígado cumple un rol muy importante en el metabolismo de las grasas. En ocasiones, por distintos motivos, la grasa se acumula progresivamente, pudiendo llegar a ocupar más de la mitad de la totalidad del hígado. Este depósito patológico de grasa se conoce con el nombre de esteatosis hepática o hígado graso y, como casi todos los trastornos crónicos del hígado, es asintomático, es decir que uno no siente nada de nada.

Cuando a raíz del depósito excesivo de grasa, el hígado se inflama secundariamente, entonces estamos en presencia de la llamada esteatohepatitis, o sea un a hepatitis, pero no se debe a virus sino a la presencia de grasa.

Ahora bien, mientras que la esteatosis o hígado graso es común en las personas adultas, la esteatohepatitis es mucho menos frecuente.

El hígado graso se relaciona con  el estilo de vida urbano, el sedentarismo y aumento de peso, también comer mucha grasa. En todos estos casos la cantidad de grasa que va al hígado aumenta y no se moviliza, no se ocupa, acumulándose en consecuencia. Para que ocurra esto también hay una predisposición genética. Estar gordo o ser sedentario no conlleva a tener hígado graso.

El hígado es el órgano más grande y uno de los más importantes que tenemos. Entre sus funciones destaca la de transformar los alimentos en energía, eliminar las toxinas y ayudar al proceso de digestión. Mantenerlo sano, desintoxicarlo es una buena medida para su buen funcionamiento. Para eso te brindamos estos remedios caseros para el hígado.

Instrucciones

  1. Deja secar al sol semillas de papaya y luego muélelas. Mezcla una cucharadita de este polvo con un poco de jugo de naranja. Bebe esto al menos una vez al mes.papaya
  2. Prepara una infusión con Hierba eclipta alba. Bébela con un poco de miel tres veces al día.
  3. Prepara un jugo con una zanahoria. Colócala en la licuadora troceada con un poco de agua y algunas hojas de espinaca. Bebe esta preparación todas las mañanas, durante una semana.licuadozanahoriaapioesp
  4. Jugo de pepino y remolacha: Corta en trozos 1 pepino y una remolacha. Colócalos en una licuadora, junto con un poco de agua. Bebe esta mezcla todas las mañanas, durante 1 semana.
  5. El hígado es un órgano que, como los riñones, tiende a enfriarse cuando no funciona correctamente. Para evitarlo, al acostarnos pondremos la mitad de una toalla humedecida con agua caliente sobre las costillas del lado derecho. Encima pondremos una bolsa de agua caliente, que taparemos con la mitad seca de la toalla.
  6. Hay un remedio sencillísimo que ayudará a limpiar y tonificar nuestro hígado y nuestra vesícula cada mañana. Sólo tenemos que tomar una cucharada de jugo de limón la-dieta-del-limon-366339natural y una cucharada de aceite de oliva de primera presión en frío cada mañana, en ayunas. Después esperaremos media hora, beberemos uno o dos vasos de agua tibia, y al cabo de un rato ya podremos desayunar.
  7. Las hierbas amargas ayudan al hígado a limpiarse y funcionar correctamente. Podemos tomar diariamente infusiones de  diente de león, alcachofera, cardo mariano, boldo, celidonia
  8. La alcachofa es conocida por ayudar a desintoxicar el hígado y a mejorar la función de la vesícula biliar. Esto se debe a que contiene gran cantidad de antioxidantes, que pueden ayudar a este órgano, así como también nos ofrece muchos beneficios para la salud, sin riesgos de alteraciones secundarias. Puedes consumirla fresca o también en cápsulas.dieta de la alcachofa
  9. Uno de los remedios caseros más utilizados para desintoxicar el hígado involucra al jugo de manzana, con las sales de Epsom y aceite de oliva. El tratamiento requiere que bebas dos vasos de jugo de manzana cada dos horas, por dos días, en los que debes comer sólo frutas y verduras. Después de los dos días debes tomar una o dos cucharadas de sales de Epsom (sulfato de magnesio o sal inglesa) disueltas en agua, seguidas de media taza de aceite de oliva con jugo de limón, antes de acostarte. Debes tener cuidado de beber esta mezcla si tienes cálculos biliares, ya que puedes requerir la extracción urgente de ellos después de haberla ingerido, por lo que debes consultar con tu médico.sales_epsom_naturales
  10. Con estos remedios caseros podrás desintoxicar tu hígado y evitar molestas sensaciones como fatiga, molestias digestivas frecuentes e irritabilidad, que pueden estar asociadas a un mal funcionamiento de tu hígado.

Que Necesitas

  • Semillas de papaya y jugo de naranja
  • Infusiones de hierba eclipta alba, diente de león, alcachofera, cardo mariano, boldo, celidonia
  • Jugo de zanahoria y espinaca; de pepino y remolacha,
  • Toallas, bolsa de agua caliente
  • Jugo de limón, aceite de oliva
  • Alcachofa natural o en cápsulas.
  • Jugo de manzanas, sales Epsom y aceite de oliva

Consejos

  • Al hígado podemos ayudarlo combatiendo el sedentarismo: bajemos unas cuadras antes del colectivo, caminemos, paseemos el perro, usemos la bicicleta fija que ahora es perchero, nademos o practiquemos cualquier ejercicio aeróbico que, en lo posible, dure media hora.
  • También mejorando la calidad de nuestra dieta: disminuyamos el consumo de grasas e incrementemos la cantidad de frutas y verduras.
  • Evita  el alcohol, fritos, carne roja, precocinados, lácteos, azúcar blanco, endulzantes artificiales y los medicamentos que tengan efectos secundarios que puedan afectar al hígado.
  • Consume zumo de manzana y zanahoria, pomelo, alcachofa, rábano, achicoria, verduras de hoja verde, uvas, fresas, brócoli, coles
¿Te ha gustado?
139 usuarios han opinado y a un 94,96% le ha gustado.