Contenido del Artículo

Las almorranas o hemorroides son várices que se ubican en la parte interior o exterior del ano, causadas por el aumento de presión de las venas hemorroidales. Existen dos tipos: las internas que son las que se producen por encima de la línea anorrectal, no suelen ser dolorosas mientras no salgan al exterior, en cuyo caso se suelen inflamar y producen dolor, las externas que son las hemorroides prolapsadas que se producen por debajo de la línea anorrectal, suelen producir dolor y hacen dificultoso el sentarse o el limpiarse la zona anal después de la defecación, incluso molestan mucho al caminar.

Las almorranas producen dolor, especialmente al sentarse, picazón, quemazón, coágulos, inflamación, sangrado con sangre de color rojizo brillante en las heces o en el papel higiénico, bultos en la zona anal, etc.

La aparición de almorranas de debe a diversas causas, por ejemplo una alimentación incorrecta (demasiado rica en grasas y demasiado pobre en frutas y verduras),la falta de ejercicio (en caso de sedentarismo y, sobre todo, cuando se está muchas horas sentado, se produce una acumulación de demasiada sangre en las venas hemorroidales que, al hincharse, pueden atravesar la pared del ano),el estreñimiento (cuando las defecaciones son dificultosas, obliga a la persona afectada a realizar demasiada fuerza al defecar que puede producir la salida de la vena a través de una pared anal debilitada),el estrés, la mala circulación (el aumento de presión en las venas de la zona, por ejemplo, en casos de embarazo u obesidad).

Las almorranas se reducirán con el tiempo por sí solas, pero hay algunas cosas que puedes hacer para evitar que vuelvan a ocurrir otra vez. Agrega mucha fibra a tu dieta para evitar el esfuerzo y el estreñimiento. Bebe mucha agua para evitar la deshidratación y los movimientos intestinales difíciles.

Te daremos consejos para aliviar las molestias y dolores que causan y remedios caseros para las almorranas. La atención médica es fundamental si el dolor persiste pero siguiendo estos consejos podrás sentirte mejor.

Instrucciones

  1. Un remedio casero muy efectivo para las almorranas es utilizando aloe vera aplicando la pulpa de la planta sobre la zona afectada varias veces al día, sobre todo justo después de evacuar. Antes de hacerlo, limpia bien la zona. Podemos extraer la gelatina del aloe y ponerla en forma de pomada sobre la almorrana. Para extraer el gel de esta planta corta una hoja, pélala y ya tienes la pulpa con el gel curativo. El aloe vera es un perfecto aliado contra la inflamación, el ardor y el picor que producen las almorranas.gel aloe vera
  2. Los baños de asiento son muy efectivos para calmar el dolor y la picazón que causan las almorranas. Coloca agua caliente (no demasiado) en un recipiente en que te puedas sentar y siéntate allí por 15 o 20 minutos diarios. El agua caliente relaja el músculo del esfínter, lo cual puede ayudar a calmar el dolor asociado con hemorroides. Al agua caliente también puedes agregarle manzanilla que es muy buen antiinflamatorio natural. Otra opción es añadir sal al agua para ayudar a promover la curación de las hemorroides. Sumérgete en el baño durante unos veinte a treinta minutos cada día para obtener los mejores resultados. Añade a tu baño de asiento, un té que contenga hojas de frambuesa, diente de león, escrofularia, o castaño de indias para promover la curación de las hemorroides.
  3. El té negro es muy bueno para las almorranas. Poner una bolsa de té negro luego de mojarlo en agua caliente directamente sobre la inflamación es perfecto porque el tanino del té reduce notablemente la inflamación y, por lo tanto, el dolor.
  4. Mezclar 3 partes de agua con una de zumo de limón natural y mojar algodones. Coloca estos algodones directamente  sobre la zona afecta manteniéndolos 10 minutos apoyados en la almorrana.
  5. Un remedio casero muy simple y económico para aliviar los síntomas de las almorranas consiste en aplicar hojas de acelga en la zona afectada. Para utilizarlas tan solo tienes que comprar acelgas frescas y dejarlas enfriar en la nevera, una vez frías aplícalas sobre la zona que quieras tratar. Puedes realizar esta misma operación varias veces al día._Acelgas1
  6. Prepara una pomada casera del siguiente modo: calienta al baño María una cucharada de vaselina hasta que se funda, luego agrégale una cucharada de miel, una clara de huevo y dos cucharadas de harina de cebada. Mezcla todo hasta conseguir una pasta consistente, colócala en un frasco de vidrio esterilizado y guárdalo en la nevera. Cada vez que sientas molestias causadas por las almorranas coloca en la zona afectada un poco de esta pomada casera.
  7. Las compresas de  patata son también un gran remedio natural para tratar las almorranas y permite reducir de forma notable los molestos síntomas que producen. Simplemente tienes que rallar una patata, envolverla en una servilleta o un pañuelo y aplicarla en la zona afectada varias veces al día.
  8. En medio litro de agua hierve a fuego lento tres dientes de ajo pelados, dos hojas de laurel y varios clavos de olor. Déjalo en el fuego durante media hora y reposar durante 10 minutos o hasta que no queme al contacto con la piel. Ya solo tienes que colar la mezcla y aplicarlo en las hemorroides con la ayuda de una gasa varias veces al día.
  9. Con membrillo se puede preparar una crema muy eficaz para aliviar los síntomas de las almorranas. Calienta un poco de este dulce y haces un puré que, a modo de pomada, te aplicarás en la zona anal para calmar las molestias. Hazlo varias veces al día.membrillo
  10. La presión constante puede prolongar el tiempo necesario para que las hemorroides sanen y reduzcan su tamaño. El ejercicio y un estilo de vida saludable pueden ayudar a prevenir las hemorroides y reducir la posibilidad de estreñimiento.

Que Necesitas

  • Evitar el sedentarismo, caminar y hacer ejercicios.
  • Alimentación sana y rica en fibras.
  • Aloe vera, vaselina, miel, clara de huevo, harina de cebada
  • Te negro, manzanilla, membrillo, ajo, patata

Consejos

  • Estar sentado por largos períodos puede causar presión en las venas que están hinchadas e inflamadas. Hacer ejercicio y levantarte de vez en cuando durante el día puede aliviar parte de la presión sobre la zona.
  • Come saludablemente, las comidas con mucha fibra ayudan a que las evacuaciones sean más blandas.
  • Bebe mucho líquido, agua, jugos de frutas naturales.
¿Te ha gustado?
12 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.