Respiración Cutánea: Qué es, Definición y Significado

El mundo es muy diverso, al igual que las especies que lo habitan. Por este motivo no es de extrañar que existan diferentes tipos de respiración en función del ser vivo del que estemos hablando. Y uno de estos tipos es precisamente la respiración cutánea.

¿Te gustaría conocer más datos sobre la respiración cutánea? Por ejemplo, qué es o en qué ¿animales se da? En ese caso llegado al lugar adecuado. Desde doncomos vamos a enseñarte todo lo que debes de saber sobre la respiración cutánea. ¡Vamos a ello!

Respiración cutánea

La respiración cutánea es uno de los tipos de respiración que hay entre las especies. A diferencia de nuestra respiración, que se realiza por medio de los pulmones, la respiración cutánea se caracteriza por obtener el intercambio gaseoso necesario para la vida a través de la piel. Si tiene interés en conocer más datos sobre la respiración pulmonar, no dejes de leer el siguiente artículo de doncomos: Respiración pulmonar: Qué es, Definición y Significado.

Este tipo de respiración está principalmente presente en una serie de especies muy concretas. Por ejemplo en los anfibios, en las tortugas, en las serpientes marinas, en los insectos, en los peces e incluso en algunos mamíferos. En general podemos decir que la respiración cutánea se da en:

  • Anélidos.
  • Algunos tipos de moluscos.
  • En los anfibios.
  • En algunos equinodermos.

¿Cómo funciona la respiración cutánea?

Para que la respiración cutánea pueda llevarse a cabo es necesario que la piel de estos animales esté siempre húmeda. Sin esa humedad no se puede generar el intercambio gaseoso necesario para obtener el oxígeno del aire y liberar el dióxido de carbono.

Además, es necesario que este tipo de piel esté muy vascularizada para que el intercambio gaseoso sea mucho más sencillo de realizar. ¿Y qué truco tienen estos animales para conservar la humedad en la piel?

  • Por ejemplo, la incorporación de glándulas mucosas que permiten que la piel esté siempre húmeda. Este tipo de glándulas está presente en muy diferentes especies. Por ejemplo en los anfibios o en las tortugas de caparazón blando.
  • Otra especies, sin embargo, se ayudan de una gran cantidad de pliegues en la piel para mantenerla húmeda. Estos pliegues permiten que la frecuencia respiratoria sea mucho más frecuente.

Hay ciertas especies que utilizan tanto la respiración cutánea como la pulmonar para poder sobrevivir. Es el caso de los sapos, que son famosos por tener no dos, sino tres tipos de sistemas respiratorios: la respiración cutánea, la pulmonar y a través del revestimiento de la boca.

Igual que hay especies que combinan la respiración pulmonar con la respiración cutánea, hay otras especies que carecen de pulmones y solo utilizan su piel para poder realizar el intercambio gaseoso que les permite obtener el oxígeno necesario para sobrevivir.

¿En qué animales está presente la respiración cutánea?

Como explicábamos unas líneas más arriba, son muchas las especies que utilizan la respiración cutánea como método para realizar el intercambio gaseoso necesario para la supervivencia.

Las distintas clases de animales que usan la respiración cutánea son las siguientes:

Los reptiles

Los reptiles son una de las especies en las que está presenta la respiración cutánea. Sin embargo la presencia de las escamas puede dificultar el intercambio gaseoso por medio de la piel. Aun así este tipo de respiración es común en aquellos reptiles que suponen de ciertas partes del cuerpo con una densidad de escamas inferior. Gracias a ello se puede realizar el intercambio gaseoso en la piel.

Por norma general este tipo de animales combina la respiración cutánea con la pulmonar. Sin embargo muchos de ellos solo pueden sobrevivir por medio de la respiración cutánea en algunos momentos concretos del año. Este es por ejemplo el caso de ciertas clases de tortugas. Estas especies realizan un periodo de hibernación subacuática en el cual solo pueden seguir vivas gracias a la respiración cutánea.

Entre las especies de reptiles que se valen de la respiración cutánea destaca el caso de las serpientes marinas. Estas especies obtienen aproximadamente el 30 por ciento del oxígeno a través de la piel. Un hecho que resulta muy importante para ellas sobre todo cuando han de sumergirse en el agua.

El sistema respiratorio de las serpientes submarinas es verdaderamente increíble. Son capaces de lograr de manera completamente automática que aumente el riego sanguíneo de los vasos capilares de la piel cuando necesitan usarla para respirar. En estos casos la intensidad de la sangre que riega los pulmones es menor. Cuando el riego sanguíneo aumenta en los vasos capilares de la piel las serpientes pueden adoptar un tono más rosado. Si observas a una serpiente que de repente está más colorada no es que sea vergonzosa es que está respirando por medio de la piel.

Los anfibios

En el caso de los anfibios la respiración pulmonar es muy importante para su supervivencia. La piel de estas especies es el órgano que más usan para poder realizar el proceso respiratorio. La respiración cutánea es tan importante en ellos que incluso hay ciertas especies que carecen de otro sistema diferente para poder respirar.

¿Quieres conocer algún caso concreto que no tenga otro tipo de órgano para respirar? Pues uno de los anfibios más famosos de este tipo es la salamandra apulmonada. Esta salamandra pertenece a la familia de las Plethodontidae. Todas las salamandras que pertenecen a esta familia carecen de pulmones y realizan la respiración únicamente por medio de la piel. Las salamandras que pertenecen a las Plethodontidae son las más numerosas en el mundo entero.

Los anfibios usan de manera exclusiva la respiración cutánea cuando están bajo el agua. La piel de esta especie se caracteriza por ser muy porosa. Esta característica les permite que el aire se extienda con facilidad entre los vasos sanguíneos.

Los sapos son otra de las especias más conocidas que usan la respiración cutánea. Sin embargo solo echan mano de ella en las temporadas más frías del año.

Como hemos explicado unas líneas más arriba para que la piel pueda usarse como método respiratorio es necesario que permanezca continuamente húmeda. Si los anfibios no se encuentran bajo el agua pueden utilizar sus glándulas mucosas para mantener mojada su piel. De esta manera pueden absorber sin dificultad el oxígeno del aire.

Hay ciertas especies de anfibios en los que la respiración cutánea no es posible. Por ejemplo en los renacuajos o en los sapos del desierto. Los primeros usan las branquias para respirar y los segundos suelen tener la piel muy seca. Por este motivo es imposible que puedan usarla para respirar. Como hemos explicado es imprescindible que la piel permanezca húmeda para llevar a cabo este tipo de respiración.

Los mamíferos

¿Sabías que existen ciertos tipos de mamíferos que usan la respiración cutánea? Increíble, ¿verdad? La piel de este tipo de animales suele ser más gruesa e impermeable, a diferencia de lo que sucede con otras especies. Como por ejemplo los anfibios o los reptiles. Precisamente por esta característica es muy complicado que los mamíferos puedan usar su piel para respirar. Cuanto más gruesa es más complicado resulta realizar el intercambio gaseoso.

Sin embargo ciertas especies de mamíferos son capaces de utilizar la respiración cutánea. Por ejemplo en los murciélagos. Estos mamíferos son capaces de tomar el aire por medio de las membranas vascularizadas que tienen bajo las alas. El 12 por ciento del total de oxígeno que usan para vivir lo obtienen por medio de dichas membranas.

Y, aunque te parezca increíble, los seres humanos también obtenemos aire a través de nuestra piel. Sin embargo la cantidad es tan pequeñita, apenas un 2 por ciento, que nuestra piel no nos resulta útil para poder respirar.

Los peces

Para poder respirar por medio de la piel los peces necesitan también el uso de branquias. La respiración cutánea está presente tanto en especies de agua dulce como en especies de agua salada.

Este tipo de respiración puede resultar muy relevante según la especie de pez de la que hablemos. De hecho, los peces pueden obtener entre el 5 por ciento y el 40 por ciento del total de oxígeno que necesitan por medio de la piel. Todo depende del tipo de pez y de la temperatura del agua.

Los peces del coral o los peces saltarines son las especies que más oxígeno obtienen por medio de la respiración cutánea. En estos obtienen el 50 por ciento del oxígeno por medio de la respiración pulmonar.

Los insectos

Los insectos usan la respiración cutánea para obtener oxígeno. Sin embargo no es su sistema principal. La mayor parte de estos animales obtienen oxígeno por medio de la cutícula, un tejido localizado en la parte externa de su epidermis.

Aunque combinan diferentes tipos de respiración, lo cierto es que hay ciertas especies de insectos que solo disponen de respiración cutánea ya que no tienen ningún otro aparato respiratorio definido.

Sin embargo, la mayor parte de los insectos disponen de una tráquea por medio de la cual realizan el intercambio gaseoso necesario para obtener oxígeno y eliminar dióxido de carbono. Solamente para los insectos acuáticos o de tipo parasitario la respiración cutánea es esencial para la vida. En este tipo de insectos la tráquea no es suficiente para obtener la cantidad de oxígeno necesaria para la supervivencia.

¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 60,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.