Semillas de Chía: Propiedades, Usos y Beneficios

¿Sabes que son las semillas de Chía? ¿Conoces sus propiedades? ¿Sabes que se trata de un alimento que ya tomaban los aztecas? Estas semillas llevan muchos siglos consumiéndose, pero no se han hecho famosas hasta hace algunos años. Antes de entrar en materia, es mejor que vayamos por partes y conozcamos al detalle las particularidades y propiedades de las semillas de Chía.

Las semillas de Chía

Las semillas de Chía se extraen de una planta nativa de México y Guatemala: la Salvia hispánica. Esta variedad de salvia pertenece a la familia de la menta y parece ser que formaba parte de la alimentación básica de los mayas y los aztecas.

A pesar de haber sido utilizadas en la alimentación de manera habitual desde hace siglos, no han comenzado a introducirse de nuevo en la dieta hasta hace pocos años. Hoy en día su popularidad se ha hecho tan grande que las semillas de Chía se consumen a lo largo y ancho del mundo.

Sin duda las semillas de chía son consideradas un súper alimento debido a sus características nutricionales. Contienen u fuerte concentración en fibra y grasas tipo Omega 3. Además, tiene una capacidad nutricional increíble. Las semillas de Chía contienen calcio, fósforo, magnesio, vitamina B1j, vitamina B3, vitamina B3, zinc y potasio.

Las puedes encontrar de dos colores principalmente:

  • Semillas de color negro. Estas se caracterizan por incorporar un mayor contenido de proteínas.
  • Semillas de color blanco. Cuando son de color blanco las semillas de Chía contienen gran cantidad de fibra.

Lo habitual es que los paquetes de semillas de Chía contengan una mezcla de ambos colores. Son muy resistentes a las plagas, por lo que no es necesario utilizar pesticidas sobre ellas.

¿Cuáles son los principales beneficios y propiedades de las semillas de Chía?

Los beneficios de estas semillas son muchos y muy variados. Y entre ellos sin duda podemos destacar los siguientes:

  1. Ayudan a consumir la cantidad de fibra diaria necesaria para el organismo. 30 g de Chía equivalen a 11 g de fibra. Esto es aproximadamente 1/3 de la cantidad diaria recomendada en adultos. Añadir esta pequeña cantidad a nuestra dieta nos permitirá regular nuestro intestino y mejorar nuestra salud digestiva.
  2. Contienen gran cantidad de ácidos grasos Omega 3. En total unos 30 g de Chía contienen unos 5 g de este tipo de ácidos grasos. Los ácidos grasos Omega 3 son esenciales para evitar las enfermedades cardiovasculares y de tipo coronario. Este tipo de ácidos ayuda a que la coagulación de la sangre sea más lenta de ahí sus excelentes resultados en las enfermedades cardiovasculares.
  3. Contienen calcio. Aproximadamente una ración del día de estas semillas ofrece a nuestro organismo el 18 por ciento del calcio que hay que consumir diariamente. Si no eres amante de la leche o tienes problemas con la lactosa, las semillas de Chía te vendrán de perlas para fortalecer tus huesos.
  4. Mantienen los huesos sanos… no solamente por su alto contenido en calcio, sino también porque incluyen fósforo y manganeso. El fósforo es necesario para que nuestros huesos y nuestros dientes se encuentren en perfectas condiciones. Una ración de semillas de Chía contiene un 27 por ciento de la cantidad diaria recomendada. En cuanto al manganeso también es esencial para mantener nuestros huesos y para obtener todo lo necesario de la biotina y de la tiamina. Cada ración de Chía contiene un 30 por ciento de la cantidad diaria recomendada de manganeso.
  5. Contienen proteínas. De ahí que se hayan convertido en una fuente de alimentación imprescindible para los vegetarianos. Cada 30 g de semillas contienen unos 4.5 g de proteínas. Lo que equivale a un 10 por ciento de la cantidad diaria recomendada. Además, no contienen colesterol.
  6. Nos ayudan a mejorar nuestro estado de ánimo. Además de a regular el apetito y el sueño. ¿Y cómo se consiguen todos estos beneficios?, te preguntarás. Muy fácil. Estas semillas contienen triptófano, un aminoácido que se caracteriza por ofrecer todas estas ventajas.
  7. Ayudan a regular el colesterol. Son ideales para que los diabéticos regulen adecuadamente su presión arterial. Además aumentan el colesterol bueno, y reducen el colesterol malo (LDL).
  8. Ideales para perder peso. Una de las características principales de las semillas de Chía es su capacidad saciante. Hasta tal punto que muchas personas utilizan estas semillas como parte de su dieta para perder peso. Además, como estas semillas son ideales para controlar el azúcar en sangre, es más fácil hacer frente a los antojos de dulces.

¿Cuáles son las principales contraindicaciones de las semillas de Chía?

A la hora de comenzar a consumir estas semillas hay que tener especial cuidado con las contraindicaciones. A pesar de sus excelentes beneficios también tienen ciertos efectos secundarios. Es importante conocerlos y regular la cantidad de semillas que se consumen para evitar que estos aparezcan.

  1. Problemas gastrointestinales. Un consumo excesivo de semillas de Chía puede provocar problemas gastrointestinales en algunos consumidores. Piensa que estas semillas contienen una elevada cantidad de fibra, por lo que tomarlas sin control puede provocar hinchazón, gases y diarrea.
  2. Licua la sangre y disminuye la presión arterial. Al tener un contenido tan elevado en omega 3 una de las consecuencias es precisamente que licua más la sangre. Una característica ideal para evitar los problemas cardiovasculares pero que puede resultar peligroso para aquellas personas que toman medicamentos anticoagulantes. Un consumo excesivo también puede resultar peligroso para personas con la tensión arterial muy baja. En estos casos, antes de comenzar a consumir estas semillas, es mejor hablar con nuestro médico de cabecera. De esta manera nos podrá indicar la cantidad diaria recomendada para nuestro caso particular.
  3. Personas con problemas de azúcar en sangre. Aunque las semillas de Chía son ideales para regular el azúcar en sangre, pueden provocar efectos secundarios inesperados en personas que toman medicamentos para esta afección. Por ejemplo, las personas que padecen de diabetes es mejor que consulten a su médico para comenzar a tomar estas semillas.
  4. Alergias. Algunas personas han llegado a desarrollar alergia a este tipo de alimento. Aunque no es lo habitual, puede pasarte. Entre los efectos que provoca la alergia a aquellas personas que la padecen están los siguientes: aparición de urticaria y erupciones en la piel y ojos irritados y llorosos.

Usos de las semillas de Chía

Si quieres comenzar a tomar estas semillas dentro de tu alimentación, te recomendamos que hables con tu médico de cabecera en caso de padecer algún tipo de enfermedad crónica. De esta manera él podrá evaluar cuál es la cantidad diaria recomendada para tu caso particular.

Se recomienda consumirlas en su modo natural. A diferencia de las semillas de lino, la Chía no tiene que molerse. Se puede comer entera y sin ninguna preparación especial. Es mejor tomarlas tal cual que como aceite o como parte de algún complemento vitamínico. Además si tienes que comprar una cantidad muy alta no te preocupes. Son fáciles de conservar y duran como nuevas mucho tiempo. Lo mejor es que las pongas en un tarro de cristal bien cerrado y lejos del contacto con la luz solar. Si las guardas en algún lugar fresco y seco, como un armario de la cocina, se conservarán fenomenal.

Las puedes comer tal cual o hidratadas previamente. La toma que se aconseja para disfrutar de todas las propiedades de la Chía es de 2 cucharadas soperas al día. En total no es recomendable exceder los 20 g diarios. Las formas más comunes son las siguientes:

  • Espolvoreando semillas en tus platos o para preparar tus panes y bizcochos. Puedes añadirlas en las ensaladas, en los yogures o combinarlas con zumos y batidos.
  • Crear una especie de gelatina dejando las semillas a remojo. Al mezclarlas con algún tipo de líquido (por ejemplo, agua, leche o zumos), estas semillas liberan lo que se conoce como mucílago. Al liberarlo adquieren un aspecto gelatinoso que se usa a modo de aliño en los postres y en las bebidas. Se suele considerar mejor para el organismo que sean previamente hidratadas. De esta forma se desplazarán por el tracto digestivo con mucha más facilidad. Comienzan a convertirse en gelatina a partir de los 15 minutos de mezclarlas con líquido. Se pueden conservar en el frigorífico durante 15 días si preparas la gelatina con una base de agua. Para preparar esta especie de gelatina a añadir a tus platos has de mezclar un cuarto de taza con semillas y una taza con líquido.

Las semillas de Chía se caracterizan por absorber muy bien tanto la grasa como el agua. De ahí su efecto saciante. Muchas personas las usan para espesar las salsas o para sustituir a los huevos en algunas recetas.

Algunas recetas con semillas de Chía

Pudín de Chía

El pudín de Chía es una de las recetas más utilizadas para consumir este tipo de semillas. Para prepararlo puedes usar los siguientes ingredientes.

  • ¼ de taza de semillas de Chía
  • 1 taza de leche, leche de almendras o zumo de frutas
  • 4-5 fresas
  • 4-5 nueces

Elaboración

  • Solo es necesario que combines ambos ingredientes durante por lo menos 15 minutos. En este periodo de tiempo la Chía comenzará a adquirir un aspecto gelatinoso, pues poco a poco irá absorbiendo la humedad del líquido que hayas usado.
  • Si lo preparas con leche normal o leche de coco te aconsejamos que piques unas 4 o 5 fresas. Prepáralas en daditos para colocar sobre la porción de gelatina que vayas a consumir.
  • A continuación añade unas pocas nueces picadas y ya tendrás un rico y sano pudin con el que disfrutar de un postre muy saludable. Recuerda que no es recomendable consumir más de 20 g de semillas de Chía al día, así que no comas todo el pudin si este supera la cantidad diaria recomendada.

Dónde puedo encontrar semillas de Chía

Hace algunos años conseguir semillas de Chía era algo más complicado. Era necesario recurrir a tiendas especializadas para poder encontrarlas. Sin embargo hoy en día están presentes en las grandes superficies tipo Carrefour. En España puedes encontrarlas a muy buen precio en los supermercados Mercadona. Aquí venden paquetes de 150 g a 1.15 €.

Esperamos que este artículo te haya servido de ayuda para saber más cosas sobre las semillas de Chía. Si este artículo te ha gustado estamos seguros que te encantará leer el siguiente: Cómo comer semillas de lino. No olvides echar un vistazo al apartado de salud de doncomos para encontrar más datos interesantes sobre estas y otras semillas. Aquí encontrarás información verdaderamente interesante.

Si conoces más recetas o cosas interesantes sobre las semillas de Chía, tanto los lectores como los redactores de esta web estaremos encantados de leerlas. Puedes compartirlas con todos nosotros en el apartado de comentarios que encontrarás al final de esta misma página web.

Desde doncomos, te damos las gracias por leernos.

¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.