Una contractura muscular es, como su propio nombre indica, una contracción, un espasmo del músculo que hace que se carguen las fibras de la zona y que resulte un dolor muy molesto. Contracturas tienen todas las personas, no solo está relacionado con el ejercicio físico, si no que la gente sedentaria también las tiene por falta de movimiento.

Una contractura muscular es algo muy doloroso que resulta de una mala posición del músculo, del mismo modo que aparecen en el gimnasio cuando cogemos más peso del necesario o de una forma incorrecta, o cuando dormimos en una mala postura. Lo importante es detectar de dónde proviene para poder solucionarlo.

Hay veces que tardan poco tiempo en irse, también depende de la magnitud de la misma, pero en otras ocasiones llegan a durar varios días o semanas y es un dolor bastante incómodo, por eso te vamos a enseñar cómo tratar una contractura muscular y reducir los dolores.

Una cosa muy importante a tener en cuenta es que si no sabes, es mejor que no toques. Es decir, hay gente que sin ser profesional o tener mucha idea de masajes, decide dar un masaje para acabar con una contractura, pero como no tiene las nociones necesarias al final se resumen en más dolor del necesario y con la contractura en el mismo sitio.

  1. Lo primero que tienes que hacer es deducir de dónde te viene el dolor de la contractura. Si has hecho un ejercicio en el gimnasio no vuelvas a repetirlo hasta que se te pase porque si no el dolor irá a más. Y si es por una mala postura sentado o durmiendo, intenta colocarte de otra forma para no seguir presionando el músculo dañado.
  2. Algo muy bueno y que calma el dolor es aplicar calor seco. Lo más usual es ponerte una manta eléctrica o una bolsa de calor. Esto relaja al músculo y hace que los tendones se destensen y el dolor vaya cada vez a menos.Cómo tratar una contractura muscular
  3. Si el calor hace que el músculo se destense, el frío también, pero ambos juntos. Ponte hielo en la zona afectada durante un tiempo y después aplícate calor, y después otra vez frío y así durante un tiempo. El contraste de temperaturas también es bueno para conseguir el objetivo que queremos que es que el músculo se destense.
  4. Otra de las opciones si no te sirve ninguna de las anteriores, es que vayas a un especialista, a un fisioterapeuta. Él sabe dónde tocar para que el músculo se relaje y acabes con tu contractura muscular. Como sabe qué hacer, también es probable que al día siguiente te levantes con muchos dolores porque para destensar al músculo hay que hacer presión y eso se resume en dolor. Hacerse un masaje es la mejor opción ya que las contracturas se van haciendo presión sobre los músculos dañados y destensándolos, eso sí, que siempre lo haga una persona que entiende para no desembocar en otros dolores.Cómo tratar una contractura muscular
  5. Hay medicamentos que ayudan a relajar los músculos y a acabar con la contractura muscular. Puedes acercarte a la farmacia y contar qué es lo que te duele para que la farmacéutica pueda darte la crema que mejor pueda resolver tu problema.
  6. Estirar es muy importante. De hecho, aquellos que hacen ejercicio saben que es casi más importante estirar que los propios ejercicios. Por eso cuando tienes una contractura muscular es necesario que estires la zona afectada. Eso sí, hazlo con mucho cuidado para no dañar el músculo. Al estirarlo le estás ayudando a que se relaje, justo lo contrario de lo que le pasa que es que está tenso, así que cuanto más estires mejor. Puedes hacerlo un par de veces al día, y hasta que se te haya pasado.
  7. Cuando tienes una contractura muscular es muy importante que descanses la zona afectada y más si es en la zona de la espalda. En estos casos se puede desarrollar el ciática, que es una tensión muy fuerte en la zona de la espalda que baja hasta el glúteo y es tan doloroso que puedes no llegar a moverte. La ciática no es más que una contractura pero un nivel mucho más alto, por lo que las contracturas en la espalda muy continuadas podrían ser un aviso de que la estás cargando demasiado y podrías acabar con ciática. Por lo que es muy importante que descanses, pero no durante un tiempo muy prolongado, porque del mismo modo que hacer demasiado ejercicio carga, no moverse nada agarrota.
  8. Beber agua también es una forma de tratar una contractura muscular, porque en la mayoría de las ocasiones aparecen por falta de hidratación en el cuerpo, así que cuanto más lo hidrates menos tiempo durará la contractura.
  9. Aunque pudiera parecer una tontería la mejor manera de tratar un contractura es evitando que aparezca y ello, en el caso de que seas una persona que hace mucho ejercicio, es que calientes bien la zona. Hacer ejercicio con los músculos en frío hace que las contracturas salgan a la luz, por eso antes de realizar actividad física calienta todos los músculos de tu cuerpo, porque si no les vas a enfrentar a una actividad para la que no están preparados y los vas a sobrecargar. Así que siempre calienta.
  10. Date un baño de agua caliente para relajar a tu cuerpo que es lo que necesita la contractura para que los músculos se desmonten y dejen de producirte tanto dolor.

Consejos para tratar una contractura muscular

  • Si tienes una contractura muscular lo que no debes hacer es forzar el músculo. Si tienes una contractura en el cuello no lo muevas hacia el lado dañado, si tienes una contractura en el omóplato no cojas peso con ese lado del brazo.
  • Cuando sientas el dolor de la contractura aplícate primero calor y frío o solamente calor y espera a ver si el dolor se va reduciendo. Es la primera opción que deberías tomar, y si ves que de este modo el dolor perdura, probar otras.
  • Lo mejor que puedes hacer si la contractura perdura es ir a un médico. No dejes que otras personas que no tienen conocimientos toquen la zona dañada porque lo único que puede pasar es que la zona empeore.
  • Si sueles tener contracturas musculares en los mismos sitios, lo mejor es que vayas periódicamente a un masajista, porque en ese caso es que eres sensible a padecerlo en ciertas zonas y si el masajista te va relajando los músculos poco a poco, con el tiempo notarás que ya no tienes tantas contracturas como al principio.
  • Si trabajas sentado intenta cambiar de postura. El estar siempre en una misma posición también carga los músculos y hace que éstos se contraigan. Del mismo modo que si escribes mucho en el ordenador, si no tienes la postura correcta y no trabajas de manera relajada, es probable que se te carguen mucho los hombros y acabes teniendo una contractura. En el caso de que notes que es así, cuando seas consciente de que te estás tensando, relaja los hombros, incluso levántate para descargar el cuerpo y cuando te vuelvas a poner frente al ordenador para escribir no lo hagas con los brazos tensos.
  • Los nervios son grandes culpables de las contracturas musculares. El nervio lo que hace es tensar, y si mientras estás nervioso tu cuerpo tiene una postura que no es apropiada, lo más probable es que se te cargue el músculo. Así que si estás nervioso por lo menos procura que no sea en una mala postura. Un ejemplo es cuando se empieza a conducir. Es normal que haya tensión al volante porque es una experiencia nueva. Si estás tenso, la propia postura de tener las manos sobre el volante propicia a que los hombros se tensen, por lo que lo más probable es que acabes con una contractura muscular en la zona del hombro y del cuello.
  • Si eres una persona que hace ejercicio es importante que siempre calientes antes de hacer la actividad y que cuando la termines estires bien los músculos. Esto es casi más importante que el ejercicio, porque de poco sirve trabajar bien la zona si después habrá una contractura durante varios días en los que no podremos seguir trabajando.
  • Si eres propenso a tener contracturas musculares puedes comprarte una crema para ello y tenerla siempre a mano por lo que pueda pasar.
  • Si tus contracturas musculares vienen dadas porque no haces ningún tipo de ejercicio, es hora de que empieces. Si no te mueves y llevas una vida sedentaria los músculos de tu cuerpo se agarrotan porque necesitan actividad, y la única forma que tienen de avisarte para que te muevas en con contracturas musculares.
  • Si tienes una contractura muscular se constante con ella, date baños de calor, échate cremas para poder curar el dolor y si persiste ve a un médico ya que siempre será la forma más rápida y efectiva de acabar con una contractura muscular. Ellos son los que más las conocen y los que mejor saben cómo tratarlas, así que si puedes cuando tengas una contractura muscular llama a un especialista.
¿Te ha gustado?
12 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.