La contractura cervical se da cuando los músculos que se encuentran rodeando las vértebras cervicales se contraen. Esto puede ser causado por más de un factor, por lo general son los cambios de temperatura frecuentes o muy bruscos los que pueden propiciar esto en personas sensibles.

Además, los movimientos bruscos también pueden causar este tipo de afecciones, que con frecuencia pueden terminar por ser un problema en la vida cotidiana de la persona si los dolores son prolongados o cotidianos, por lo cual, se ha de hacer un tratamiento contra la contractura lo más pronto posible.

Este tipo de afecciones no solo causan una molestia en el cuello o un dolor temporal, la contractura cervical puede causar dolor de cabeza, dolor prolongado de cuello, espalda alta, mareos y hasta zumbidos. Por eso es que si alguien que conoces lo padece y tu lo has padecido ya sea con frecuencia o pocas veces, debes saber cómo tratar una contractura cervical para evitar problemas futuros causados por este padecimiento.

Para que aprendas cómo tratar una contractura cervical queremos que leas este artículo. Sigue nuestras instrucciones y sabrás qué pasos seguir para aliviar los dolores y secuelas que pueda causar este padecimiento. Conoce la mejor manera de tratar tu contractura y prevenir que reaparezca.

¿Que necesitas para tratar una contractura cervical?

  • Calor en seco
  • Ejercicios
  • Bufanda
  • Compresas calientes

Instrucciones para tratar una contractura cervical

  1. Lo primero que recomendamos es evitar los movimientos bruscos innecesarios. Antes de querer tratar esta afección, lo primero es aprender cómo prevenirla. Evitar movimientos bruscos con el cuello es una de las maneras de evitar que el cuello sufra este tipo de lesiones.contractura
  2. Entrena el cuello. Si bien evitar este tipo de lesiones es importante y para ello te recomendamos no mover el cuello bruscamente, es inevitable que en algún momento te encuentres en la necesidad de hacerlo. Por eso es importante que tu cuello esté preparado para pasar por esa clase de momentos en los que lo tienes que girar con rapidez.
  3. Para entrenar tu cuello debes hacer flexiones lentamente con él, muévelo de izquierda a derecha, de lado a lado, también con movimientos circulares y de arriba abajo. Siempre lentamente y siguiendo un solo ritmo. Así entrenarás tu cuello y evitarás lesiones futuras o por lo menos disminuirás el daño que éstas puedan causarte.tratar la contractura cervical
  4. En cuanto a lo que se refiere a tratar las molestias y dolores una vez que ya se está sufriendo de la contractura, lo primordial es aplicar calor en seco. El calor en seco ayudará a relajar los músculos y a destensarlos aliviando el dolor y molestias causadas por la rigidez de los músculos.
  5. Es importante que el calor sea en seco, pues los cambios de temperatura del agua pueden fatigar aún más el cuello y la espalda si se está sufriendo de una contractura.
  6. Calentar la zona es muy sencillo, para ello solo tienes que ponerte una bufanda o un cobertor que te cubra bien el cuello y evitar movimientos bruscos mientras aun tienes las molestias. Puedes calentar la bufanda con un secador por un rato para que el calor sea más directo, solo cuida que no esté demasiado caliente o también podría ser perjudicial.
  7. Si las contracturas son frecuentes, entonces deberás aplicar calor en seco de 3 a 4 veces al día durante 10 minutos aproximadamente, así evitarás parte de la rigidez en los músculos, al tiempo que acostumbras a tu cuello a la circulación causada por el calor.calentar el cuello
  8. También puedes utilizar otras alternativas para poder calentar tu cuello, como una bolsa térmica de agua caliente, y ponerla cubierta con una manta en la zona afectada hasta que pierda parte de su calor sin llegar a ser frío.
  9. No recomendamos mantener inmóvil el cuello o la espalda. Permanecer quieto durante mucho tiempo, también puede contribuir a que aparezca con más frecuencia la contractura cervical, pues, si los músculos están siempre sin actividad, se atrofian más rápido, se debilitan también y por lo tanto son más propensos a sufrir contracturas, desgarres y lesiones en general.ejercitar-el-cuello
  10. También es importante recalcar que la forma en la que dormimos puede afectarnos. Procura dormir en un colchón en buen estado, con las cobijas adecuadas y en una temperatura estable, sin llegar a mucho calor o frío. También evita estar en una mala postura por mucho tiempo, esto puede favorecer las contracturas musculares.

Consejos para tratar una contractura cervical

  • Si el artículo te fue de utilidad, sigue leyendo artículos interesantes en la categoría de dolencias y dolores
¿Te ha gustado?
3312 usuarios han opinado y a un 93,72% le ha gustado.