La úlcera gástrica o úlcera péptica de estómago es una enfermedad muy común, ya que afecta a 1 de cada 10 personas al menos una vez en la vida, y puede ocurrir tanto desde la niñez hasta en edades muy avanzadas, aunque en su mayoría le afectan a gente mayor de 50 años.

Las úlceras pueden tratarse y mantenerse controladas, si no fuese así pueden empeorar mucho e incluso llegar a ser un problema muy grave que requiera incluso de cirugía.

Si quieres saber qué es una úlcera gástrica, cuáles son sus causas, sus síntomas y cuál es su tratamiento sigue leyendo este artículo de doncomos.com donde vamos a mostrarte todo lo que necesitas saber de esta enfermedad y cómo puedes intentar prevenirla.

Qué es la úlcera gástrica

La úlcera gástrica o úlcera péptica de estómago o de duodeno, es una herida, llaga o lesión en la zona de la mucosa del estómago. En general se le denomina úlcera péptica cuando esta herida puede estar situada en el estómago o en el duodeno (primera parte del intestino delgado), recibiendo el nombre de úlcera péptica de estómago si se sitúa únicamente en el estómago.

La úlcera de estómago en concreto puede dañar desde las capas superficiales de la pared estomacal hasta las más profundas. Podemos encontrar las úlceras gástricas principalmente en la zona del estómago llamada curvatura menor, es decir la zona que tiene la curvatura de menor tamaño del estómago.

fuente foto: mejorconsalud.com

También existe el caso de que no solo se haya dañado superficialmente la capa de la pared estomacal, sino que se haya sufrido de una perforación de la mucosa. Este hecho es una urgencia médica, y requiere de atención médica inmediata.
Las úlceras gástricas junto con la gastritis y la dispepsia y la úlcera duodenal son las enfermedades más frecuentes que afectan al estómago. Según las estadísticas más recientes, la úlcera duodenal se presenta con más frecuencia que la úlcera de estómago.

Las estadísticas también demuestran que, a pesar de ser una enfermedad que puede aparecer a cualquier edad, lo cierto es que aparece en su mayoría en el grupo de personas de entre 50 y 70 años.

Si bien es cierto que la úlcera puede tratarse y curarse, también lo es el hecho de que pueden volver a aparecer, e incluso volverse recurrente, en este caso estaremos hablando de enfermedad ulcerosa.

Debemos tener en cuenta la historia familiar de úlcera de estómago, puesto que esto es un factor de riesgo para padecer la enfermedad.

Causa de la úlcera gástrica

En general la úlcera gástrica puede formarse por una variedad de causas, pero principalmente podemos entender como el origen de la enfermedad (patogénesis) un desequilibrio entre los factores agresivos y los factores protectores de la mucosa del estómago.

La mucosa del estómago, gracias a las células parietales de las glándulas mucosas, produce dos tipos de secreciones. Por un lado encontramos la producción de enzimas y de ácido gástrico, que son necesarios para realizar la función de la digestión. Por otro lado, encontramos en cambio la producción de un moco alcalino, el cual, es el encargado de proteger al estómago de la agresividad de los ácidos gástricos. Este moco neutraliza el ácido clorhídrico presente en el jugo gástrico, así se evita una autolisis o una autodigestión.

El desequilibrio entre estos factores puede producirse por diversas causas, tanto por razones exógenas como endógenas al cuerpo. No obstante, hoy en día, se considera que las principales causas que afectan a este desequilibrio son: la bacteria Helicobacter pylori y el uso prolongado en el tiempo de medicamentos antiinflamatorios.

Otras causas son la toma de antiinflamatorios no esteroideos o analgésicos con ácido acetilsalicílico durante períodos de tiempo prolongados también producen úlceras.

Por otro lado, las personas sometidas a un alto estrés durante mucho tiempo, así como las personas con depresión, presentan con mayor regularidad úlceras de estómago.

Síntomas de la úlcera gástrica

Los síntomas de la úlcera gástrica son muy variados, y pueden afectar también de diversa manera a los enfermos, unos pueden sentir un dolor muy intenso, por ejemplo, y otros en cambio, no sentir ningún tipo de dolor. Veamos cuáles son los síntomas más comunes de la úlcera gástrica:

Fuente foto: http://gastritistratamientos.com

El principal síntoma es sentir un dolor intenso en la parte superior del estómago. En algunos casos el dolor incluso puede trasladarse hacia el bajo vientre, la espalda o en dirección al esternón. A algunos enfermos el dolor se produce después de comer, en otros en cambio, la ingesta de alimentos le calma el dolor. Pero prácticamente a todos los enfermos el dolor principal se presenta por la noche, que es cuando el estómago se encuentra vacío por más tiempo.

Otro síntoma son los vómitos. El vómito principalmente se produce si la úlcera está próxima a la entrada del intestino, o por sentir intolerancia a ciertos alimentos. Debido a los vómitos y a que se sienta aún más dolor cuando se come, los pacientes suelen perder mucho peso. También es posible que se vomite con sangre, esto es debido a que se ha producido una hemorragia gástrica. También este hecho puede provocar unas heces negras, con aspecto de alquitrán, debido a la gran cantidad de sangre digerida. Si no es tan grave, también puede haber heces con sangre.

Debes tener en cuenta que si tu úlcera es provocada por la ingesta continua de medicamentos antiinflamatorios, en la mitad de los pacientes no se presenta ningún síntoma, por tanto, a tu médico le costará identificar que tienes una úlcera a menos que realice otros análisis y lo vea por casualidad.

Fuente foto: linaresnevadopsicologos.com

También se pueden presentar otros síntomas como la fatiga, el dolor torácico o tener problemas para tomar tanto líquido como tomábamos habitualmente.

Diagnóstico

Para diagnosticar la úlcera gástrica es preciso acudir a tu médico. Él será el encargado de preguntarte por tus síntomas y de palparte la zona superior del estómago, lo que suele ser muy doloroso para la mayoría de personas con úlceras. Tu médico también puede mandar a realizar un análisis de sangre o de heces para comprobar un posible caso de anemia y también para detectar si existe una infección por la bacteria H pylori. También tu médico puede realizarte una ecografía de la zona, pero sin duda, la prueba con la únicamente se puede asegurar que el paciente presenta una úlcera gástrica es una gastroscopia.

Realizar una gastroscopia es bastante sencillo, el paciente de debe presentar en ayunas, después se le suele sedar la faringe para que no produzcan arcadas, y entonces se penetra una cámara por la boca y se irá avanzando por el tubo digestivo hasta llegar al duodeno. Gracias a las imágenes captadas por esta cámara se podrá asegurar que exista úlcera gástrica. Durante este proceso es posible que tu médico decida tomar una muestra del tejido para analizar los tejidos más finos (biopsia) (estas muestras también se pueden utilizar para analizar la presencia de la bacteria H pylori en el estómago).

Esta prueba también es clave para asegurar o descartar un posible diagnóstico de cáncer de estómago, ya que en ocasiones, los síntomas son muy semejantes al de una úlcera. En principio, si existe una úlcera, el médico te pondrá un tratamiento, pero si esta persiste y no e cura por completo, entonces es posible que tu médico te recomiende hacer otra gastroscopia para tomar más muestras de tejido en busca de cáncer de estómago.

En el caso de que la gastroscopia sea una prueba demasiado invasiva para ciertos pacientes o si hay personas que rechazan hacérsela, se puede realizar una radiografía de estómago usando un producto de contraste, pero los resultados de esta prueba no son tan claros como la anterior.

Tratamiento para la úlcera gástrica

Para curar una úlcera gástrica se recetarán medicamentos específicos para curar las heridas de la úlcera. Además, se recetará algún inhibidor de la bomba de protones (IBP) como por ejemplo el omeprazol, el pantoprazol o el esomeprazol, los cuales inhiben la producción de ácidos gástricos.

También podría recetarse algún tipo de bloqueante de receptores de histamina, los cuales hacen que las células no emitan ningún ión hidrógeno y así no se forma ácido en exceso.

Por otro lado, si la úlcera es producida por la bacteria Helicobacter pylori se recetará un tratamiento específico para acabar con esta infección. Normalmente se recetan antibióticos como la amoxicilina durante unos 7 días.

Por otro lado, es posible que puedas empezar a tomar antiácidos, que, aunque estos no curan directamente la mucosa, sí alivian el dolor y hacen que se disminuya la producción de ácido, lo que da más tiempo a la mucosa de recuperarse.

Además, se deberá evitar tomar antiinflamatorios no esteroides, café, alcohol, y comidas picantes, grasientas, fritas o muy ácidas, como los limones o las naranjas. Además se deberá evitar el tabaco.

Ahora que sabes todo sobre la úlcera gástrica, presta atención a tus síntomas y acude a tu médico para que te diagnostique y te ponga en tratamiento cuanto antes. Además ten cuidado con los hábitos alimentarios.

¿Te ha gustado?
32 usuarios han opinado y a un 93,75% le ha gustado.