Mantenerse en forma y conservarse bien ha sido el deseo de todo ser humano desde su propio surgimiento. Múltiples han sido los intentos realizados por la ciencia para lograr ese objetivo, aunque desgraciadamente muy pocos han sido satisfactorios. Es por eso que ante tantos intentos fallidos y luego de minuciosos análisis, el hombre vuelve a confiar en la naturaleza, en especial las Babosas y Caracoles.

Aun pareciendo repugnante, la baba de caracol, contiene los nutrimentos necesarios que permiten mitigar las arrugas, suturas y estrías, así como mejorar las machas. Su secreto se centra en el retardo del envejecimiento de los tejidos cutáneos, protegiéndolos de la acción de los radicales libres y contribuyendo así a la elasticidad, solidez y textura de la epidermis. También se destaca por aliviar las irritaciones causadas por la depilación y por su eficacia en la eliminación de las verrugas.

baba-caracoles-piel

Esta sustancia se obtiene de la mucosidad producida por los caracoles de tierra. Luego de un estudio científico se llegó a la conclusión de que sobre la piel humana tenia propiedades regenerativas. La Helix aspersa tiene propiedades curativas, esto se pudo corroborar en los criaderos de caracoles, hoy en día la cría de caracoles se ha convertido en una práctica extendida. Se pudo observar la rápida curación de las pequeñas heridas que por accidente tenían los criadores durante la manipulación de estos animales. Aunque parezca novedoso sus propiedades son conocidas desde la antigüedad, por lo que el caracol era el símbolo utilizado en las fachadas de las farmacias de la antigua Roma.

¿Que compone la Helix aspersa de los Caracoles?

Vitaminas: La presencia de las vitaminas A, C y E son el resultado de su alimentación vegetal. Poseen excelentes propiedades antinflamatoria, preventivas y nutritivas.

Alantoína (glioxil-diurea): Esta enzima admite que la concha del caracol pueda ser reconstruida en caso de que se estropee. Elimina aquellos tejidos necróticos, los sustituye por nuevos y acelera el proceso de cicatrización. En muchos casos actúa como anti irritante ante cualquier sustancia invasiva. Es uno de los compuestos más importantes de la Hélix aspersa.

Antibióticos naturales: Son capaces de actuar contra cualquier bacteria o agente patógeno presente en la piel y la protege de su infección.

Ácido glicólico: Actúa como exfoliante ayudando a la regeneración de las capas superficiales y optimiza la capacidad de absorción de las capas más profundas de la piel.

Saber escoger nuestro producto

Si bien se tiene conocimiento de sus propiedades, ante la gran variedad de productos se hace cada vez más difícil saber por cual inclinarnos, ya que es difícil comprobar la verdadera calidad del producto. Es por eso que se vuelve tan importante saber que marcas la ofrecen y cuáles son sus componentes.

Si seguimos las recomendaciones de los expertos deberíamos seleccionar las recetas más artesanales, ya que es más probable que estas conserven sus propiedades naturales. Se hace embarazoso que una crema o un gel muy elaborado puedan ser realmente naturales, ya que durante su elaboración se vuelve necesario la utilización de un sin número de químicos.baba-caracoles-piel

A pesar de existir una variedad de productos, en la fórmula de su realización casi siempre están presente de manera habitual una variedad de componentes, entre los que no podríamos prescindir del extracto proteico de baba de caracol. El porciento utilizado de este componente nos dirá si el producto puede clasificar como “bio”. Para que un preparado sea catalogado como “bio” el componente natural debe estar presenta en más de un 5%. En este sentido entre las marcas con mejor reputación por su calidad natural se encuentran Elicina de origen chileno y la Kaita de Perú.

Cuidado, no todos los caracoles son aptos.

Por otra parte, antes de tratar de ensayar cualquier remedio casero inspirado en la baba de caracol, debemos tener en cuenta que no todos los caracoles son aptos para ello. Algunas especies incluso son portadores de virus y enfermedades potencialmente peligrosas para el hombre.

No existe un producto específico para cada fin (acné, celulitis, arrugas, etc…), pero afortunadamente existen fórmulas recomendadas para cada tipo de piel, lo que garantiza un mejor resultado. Es decir, lo recomendado es decidirnos por un producto en base a nuestra piel. Una crema de calidad será capaz de subsanar problemas diferentes al mismo tiempo.

Si no es menos cierto que en países como Japón se popularizó una terapia de belleza que consistía en poner directamente los caracoles vivos por varias horas sobre el rostro o la piel humana. Algunas marcas comparten la opinión de que una crema es 10 veces más eficaz debido a que son fabricadas con el producido de decenas de caracoles concentrados en uno.

¿Cómo utilizar los productos a base de baba de caracoles?

Dejando a un lado el aplicado directo de los caracoles vivos sobre la piel. Deberíamos saber cuáles son los pasos para aplicar de forma correcta cualquiera de los preparados hoy existentes en el mercado.

Si no es menos ciertos que cada uno de ellos traerá sus propias instrucciones de uso, la cual deberemos leer con detenimiento, nunca está de más la utilización de técnicas que ya son comunes en las aplicaciones tópicas:

Instrucciones para utilizar babosas y caracoles para el cuidado de la piel

Guía de aplicación

  1. Estado de la piel: Es importante asegurarnos de que la zona que trataremos no esté enrojecida o lastimada. Es incorrecto aplicar cualquier producto sobre una piel lesionada. Incluso a pesar de conocer las prodigiosas propiedades de la helix aspersa, en estos casos será mejor visitar un especialista. Él será el indicado para orientarnos si el preparado favorece la sanación o si por el contrario contiene algún componente que pudiera lacerar aún más la epidermis.
  2. Higienización: Con un jabón lo suficientemente suave y natural deberemos higienizar la zona en donde aplicaremos el gel o la crema. De esta manera garantizaremos que nuestra piel esté libre de cualquier impureza que pudiera entrar en contradicción con el producto.
  3. Secado de la piel: La piel la secaremos de forma suave, sin llegar a lastimar. Así evitaremos que nuestra piel se irrite. Lo más seguro sería secar la zona con toques suaves, como si la toalla se tratara de una esponja.
  4. Aplicado: Aplicaremos el preparado sobre en la zona señalada dando pequeños y suaves masajes en forma de círculo hasta que éste sea totalmente absorbido por la propia piel.

Lo ideal sería realizar esta aplicación tópica de 1 a 2 veces al día. Sin embargo, se pudiera ajustar a las necesidades de cada cual. El instante ideal para su aplicación es después del baño, aunque aplicarla antes de dormir sería otra variante válida. Si de aplicaciones tópicas se refiere es importante seleccionar un horario en el cual no tengamos que exponernos más al sol ni a ningún agente contaminante.

Consejos para utilizar babosas y caracoles para el cuidado de la piel

  • No existe un producto específico para cada fin (curar el acné, celulitis, arrugas, etc…),
  • Pero afortunadamente existen fórmulas recomendadas para cada tipo de piel, lo que garantiza un mejor resultado.
  • Es decir, lo recomendado es decidirnos por un producto en base a nuestra piel.
  • Una crema de calidad será capaz de subsanar problemas diferentes al mismo tiempo.
¿Te ha gustado?