Vivir con la presión baja es un problema que deben afrontar a diario millones de personas en todo el mundo, la presión arterial baja, también conocida como hipotensión, consiste en que la sangre no ejerce suficiente presión sobre las arterias lo cual si no se trata puede traer alguna consecuencia.

Aunque la presión baja sea mucho menos peligrosa que la presión alta, también es algo a tener en cuenta ya que puede producir incidentes como desmayos y mareos que te podrían estropear un gran día.

Afortunadamente no es demasiado complicado vivir con la tensión arterial baja, ya que existen ciertos métodos para minimizar todo lo posible los efectos secundarios de la tensión baja.

Si has venido buscando consejos para poder sobrellevar una hipotensión estás en el lugar correcto, en éste artículo te vamos a ofrecer paso a paso consejos sobre como llevar una vida normal teniendo la presión baja.

¿Que necesitas para vivir con la presión baja?

  • Disponibilidad de agua limpia en abundancia.
  • Ropa de deporte.
  • Comida sana.
  • Sal.
  • Una sombrilla.

Instrucciones para vivir con la presión baja

  1. Síntomas:
    Quizás no sepas que tienes presión baja y puede que la tengas, afortunadamente hay ciertos síntomas que te harán saber con exactitud que tienes problemas de tensión baja. En primer lugar notarás como empiezas a perder la fuerza en los músculos, a continuación la vista se te empezará a nublar y verás los colores claros con mucho más contraste, después empezarás a sentir como dolores de cabeza y de estómago y empezarás a tener un sudor muy frío. Finalmente la piel se te pondrá de color amarillo y puedes llegar a desmayarte o vomitar.
    vomitar
  2. Haz deporte:
    Una buena forma de activar el cuerpo y subir la tensión baja es la práctica moderada de deporte. Aconsejamos realizar media hora diaria de ejercicio de baja intensidad, eso si, cuidado con hacer ejercicio al sol ya que la exposición al sol aumentará los riesgos de que baje la tensión y de sufrir mareos. También olvídate de deportes demasiado exigentes físicamente ya que podrías sufrir naúseas y desmayos.
    deporte_verano-010212
  3. Reposa:
    Sobre todo si te ha dado un ataque de baja tensión recientemente, el reposo es bastante importante en los momentos previos, ya que el cuerpo debe volver a su estado normal. Si te ha bajado la tensión recientemente nada mejor que una buena comida, una siesta i dormir bien para recuperar la energía perdida. Si tienes que salir a la calle y es un día muy soleado, equípate con una sombrilla o un paraguas en su defecto, aunque pudiese parecer algo ridículo, te protegerá de los rayos del sol y de que te de otro ataque de tensión en plena calle.
    dormir
  4. Come y bebe bien:
    En ocasiones la hipotensión se produce por no comer como se debe, es decir, que tu dieta es pobre en nutrientes y no bebes suficiente agua. En primer lugar realiza una dieta equilibrada con el suficiente aporte calórico, no estando nunca más de 3 horas sin ingerir comida, en segundo lugar bebe entre 2 y 4 litros de agua diarios para mantener el cuerpo perfectamente hidratado.Si tu tensión es anormalmente baja puedes aumentar la cantidad de sal de la dieta para subirla un poco.
    Sal
  5. Conductas a evitar:
    Hay ciertas conductas que aumentan las posibilidades de sufrir bajadas de tensión, en primer lugar olvídate de las dietas milagro y de los ayunos fuertes, en segundo lugar cuidado en el verano que no te de mucho el sol en la parte de la cabeza.Finalmente intenta no tomar medicamentos tranquilizantes como el Orfidal o el Enantyum y evita el sedentarismo.
    comprimidos-y-medicamentos
  6. Revisiones médicas:
    Cuando tienes problemas habituales de tensión baja lo mejor es acudir al médico cada cierto tiempo para evitar males mayores, el médico te regulará la dieta y las costumbres según la tensión que tengas cuando vayas a verle. Es posible también que te recete un tratamiento para subir la tensión y normalizarla.
    médico

Consejos para vivir con la presión baja

  • Bajadas de tensiones puntuales: En ciertas ocasiones podremos sufrir bajadas de tensión sin ser necesariamente propensas a ellas, es decir, bajadas que pasan una vez y que son causa de alguna cosa como por ejemplo exceso de ejercicio físico,ver imágenes repulsivas que hieren la sensibilidad, exceso de exposición solar en la zona de la cabeza, dietas milagro y golpes. En estos casos no te preocupes pero intenta evitar que te vuelva a pasar lo mismo.
  • Cómo actuar ante una bajada de tensión: Si eres el afectado avisa rápidamente a alguien, intenta tumbarte en el lugar más cercano, aléjate del sol y del estrés y espera que llegue alguien. Si eres testigo, intenta llevar al afectado a un lugar de sombra, en ciertas ocasiones estas bajadas se pasan rápido y no hace falta atención médica pero en otras ocasiones es totalmente necesario llamar a una ambulancia.
¿Te ha gustado?
75 usuarios han opinado y a un 94,67% le ha gustado.